¿Has tenido alguna vez a alguien que te critique por como utilizas el dinero? ¿Tal vez un comentario sarcástico, o un ojo crítico? Tal vez provenía de un miembro de la familia, un amigo, o tal vez alguien que no conocías muy bien.

No importa quien fuera, o lo bien intencionados que puedan ser, los comentarios críticos pueden doler. Especialmente cuando TÚ eres el que decides dónde gastar tu dinero duramente ganado.

Aunque soy una fanática del ahorro, yo también, he sufrido alguna vez alguno de esos comentarios. Sí, todo el mundo no está de acuerdo con cómo o dónde decido gastarlo.

Por ejemplo,

Mi marido y yo comemos fuera una vez a la semana. Es como un regalo para nosotros, pero puede ser considerado un desperdicio para otros.

Hace poco me gasté bastante dinero en un curso. Era caro, pero finalmente me lo compre. 

Normalmente, tratamos de comprar marcas blancas en el súper, aunque si hay algo que me apetezca realmente, derrocharé mi dinero sin pensarlo 😉

Como ves, no tengo miedo de practicar el gasto consciente, lo que significa que podré reducir y ahorrar en algunas áreas para gastar en las áreas que son más importantes para mí. Pero no todo el mundo ve eso.

Por lo general, cuando alguien no está de acuerdo con la forma en que gastas el dinero, es porque a menudo no están viendo el cuadro completo. Pero si soy completamente sincera conmigo misma, yo también he criticado la forma de gastar de los demás.

Entonces, ¿qué sucede cuando eres el receptor de tales críticas? ¿Cómo responder de forma apropiada? 

Aquí hay algunas sugerencias…

Asegúrate de que tu propio gasto esté alineado con tus deseos.

En decir, tener confianza en lo que estás gastando y por qué.

Si ya sabes cuáles son tus metas financieras y cómo vas a cumplirlas, es mucho más fácil de argumentar (¡si tienes que hacerlo!) a alguien que no entienda el panorama general.

Por otra parte, no estás obligado a dar explicaciones en absoluto. Eso depende de ti.

Personalmente, creo que el hecho de tener un presupuesto que funciones ayuda a  mantenerte firme con tus decisiones de gasto. De esa manera, sabes exactamente qué cantidad tienes que ahorrar para los gastos actuales y futuros, y lo que realmente puedes gastar.

Y ¿lo mejor de todo esto?Eliminas los remordimientos que te provoca pensar a hacia dónde va tu dinero…

Considera la fuente

Es realmente muy difícil escuchar comentarios críticos sobre tus gastos, y puede ser un golpe bajo para tu ego.

Pero si los desprecias todos, quizás te estés perdiendo algo que quizás no veas. 

No estoy diciendo que debas escuchar a todo aquél que, cada vez que puede se sienta con derecho a entrometerse en tu vida, o a otros que  te digan exactamente dónde debe ir tu dinero.

Pero si el consejo proviene de alguien de confianza, de tu padre o de un amigo cercano, tal vez deberías escucharles un poco… o al menos revisar tu presupuesto y ver si tus gastos realmente coinciden con tus metas futuras.

Así, si la crítica es constructiva, podremos aprender de ella y utilizarla para mejorar.

¿Quién sabe? Quizás esa persona realmente quiere ayudarte y  que tengas éxito. También podrían salvarte de cometer un error enorme que no eras capaz de ver por ti mismo. 

Debes estar abierto al cambio, y también ser firme en tus convicciones, especialmente si las críticas son malintencionadas.

Responde con buena actitud 

Cuando recibimos una crítica solemos experimentarla como un ataque personal, un comentario hiriente y en algunos casos vergonzoso, que nos duele y nos molesta. De ahí que en muchas ocasiones responder a las críticas no nos resulte tan fácil y una de nuestras primeras reacciones sea ponernos a la defensiva.

Antes de nada es importante hacernos una serie de preguntas sobre las críticas que recibimos, ya que no todo el mundo tiene la intención de hacernos daño. Por ejemplo, ¿cuál es el objetivo de la persona que nos crítica? ¿Por qué lo hace? ¿Qué motivos tiene?

Al igual que nadie conoce tu situación financiera, tú tampoco conoces la suya. Quizás, la otra persona utiliza la crítica porque es la única manera que saben de actuar, simplemente porque están celosos sobre lo que percibenque tú puedes permitirte y ellos no.

Recuerda, la gente que te da consejos muchas veces no son los únicos responsables de sus decisiones de gasto.

Se lo más comprensivo posible. Aunque puede parecer difícil, es lo mejor.

No todo el mundo querrá hacer todo lo que has hecho tú, y eso no significa que estén equivocados. Esto no significa que tú también estés equivocado. Creo que muchas veces se reduce a nuestra perspectiva de lo que es valioso para nosotros, y lo que no es.

Como Anxo Pérez refleja en su libro “Los 88 Peldaños de la gente Feliz” (altamente recomendable):Trabajar lo más profundo de cada uno es la mejor manera de obtener beneficios de cara a nuestra felicidad, además de para lograr la paz con nosotros mismos.

Por eso, cuanto más contento estés con tus decisiones de gasto, mejor podrás quitarte de encima los comentarios ajenos, más fácil será seguir adelante con confianza, sabiendo que estás tomando las decisiones financiera correctas para tu familia.

***

¿Has tenido alguna vez alguien que no está de acuerdo con la forma en que te gastas el dinero? ¿Cómo lo manejaste?

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest