Por qué los nuevos padres ya tienen la situación financiera perfecta Ahorromania

A la gente le encanta hablar sobre cuánto cuesta criar niños. Les encanta señalar los enormes gastos y hablar sobre lo difícil que es llegar a fin de mes cuando se está formando una familia.

Y esas cosas pueden ser ciertas. Los bebés cuestan dinero y es un ajuste difícil a medida que descubres cómo administrar tus nuevos gastos junto con tu nueva vida. Fue difícil para mí cuando tuvimos nuestra primera hija y aún hoy es difícil. Eso es normal.

Pero a veces creo que se exagera demasiado. Y creo que eso hace que muchas personas pierdan la increíble oportunidad que tienen los nuevos padres.

Con la mentalidad correcta, realmente creo que los nuevos padres YA están en la situación financiera perfecta. Este es el por qué.

 

Tienes fuerza

Las personas hacen su mejor trabajo cuando se encuentran entre la espada y la pared y tienen que esforzarse aún más. Los desafíos nos empujan a salir de nuestra zona de confort y lograr cosas que de otra manera hubiéramos considerado imposibles.

Las apuestas altas son aterradoras. Las apuestas altas son incómodas. Las apuestas altas nos obligan a ser mejores.

Tener un bebé aumenta tu fuerza y tu coraje. De repente, no solo eres responsable de tu propia vida, sino de la vida de un niño pequeño. Tu niño.

Esa es una gran responsabilidad. Es un gran reto. De hecho, es exactamente el tipo de desafío que puede cambiar tu perspectiva y motivarte para lograr grandes cosas.

He visto a personas enfrentarse a una montaña de deudas cuando empezaron una familia.

He visto a personas comenzar un negocio cuando empezaron una familia.

Cuando hay mucho en juego, no tienes tiempo para perder el tiempo. O bien manejas lo que es importante o ves que lo que está en juego se apodera de tu vida.

Ese es un desafío aterrador, pero la verdad es que deberíamos estar agradecidos por ello. Es exactamente el tipo de impulso que puede mostrarnos lo que realmente somos capaces de hacer.

 

Tienes claridad

La claridad del propósito es la verdadera clave del éxito financiero. Sin ella, tu dinero no tiene mayor misión. Es solo una cosa que viene y se va, y si no tienes cuidado, el dinero en sí mismo puede convertirse en el objetivo final.

Pero cuando tu propósito es claro, puedes dirigir tu dinero hacia las cosas que te hacen verdaderamente feliz y alejarlo de las cosas que no lo hacen. Tu dinero tiene una misión, y esa misión te da un camino claro hacia adelante.

Por eso tengo un proceso de 8 pasos para determinar qué es (y qué no) importante en tu vida. Por eso te animo a que pienses bien qué significa para ti la libertad financiera. Tu propósito importa.

Tener un hijo tiene el poder de aclararte las ideas. De repente, tienes un nuevo enfoque en tu vida. Las cosas en las que previamente gastaste mucha energía preocupándote, de repente no parecen tan importantes.

Por ejemplo, pasé la mayor parte de mi vida viviendo y muriendo por ver mis series favoritas. Para ser sincera, estaba deseando llegar a casa para sentarme en el sofá y verlas. Eso me gustaba y me hacia sentir bien. Si algún día no podía verlas, me sentía nerviosa y un poco triste. Era como si no hubiera disfrutado del todo del día. Eso fue todo. Eso es lo que se sentía. Eso es lo importante que fue para mí.

Ahora que tengo una familia, esas cosas simplemente no me importan tanto. No fue una decisión consciente preocuparme menos. Simplemente sucedió. En realidad, es difícil admitirlo, ya que parte de mi vida he seguido las mismas rutinas y ya formaban parte de mi identidad. Todavía veo alguna serie que me gusta, pero no es lo mismo.

Parte por necesidad (tiempo y recursos limitados) y parte por un cambio de las circunstancias, tener un bebé te obliga a repensar qué es importante y qué no. Y dado que las finanzas personales se basan realmente en encontrar una manera de apoyar financieramente la vida que quieres vivir, esa claridad de propósito es un gran activo.

Una vez que entiendas qué es lo que realmente te importa, puedes comenzar a dar los pasos correctos para que esto suceda.

 

Tienes tiempo

No, no tienes mucho tiempo a diario cuando tienes una familia. Créeme. Lo sé. Entre cambios de pañales, siestas, comidas, baños, hacer torres y todo lo demás, puede ser difícil encontrar el momento para ir al baño, y mucho menos para poner tus finanzas en orden.

Pero tienes toda la vida por delante y eso es un gran activo.

No se trata de arreglarlo todo de una vez o nunca lo harás en absoluto. Tampoco tienes que eliminar otras  opciones simplemente porque no tengas suficiente tiempo para hacerlas realidad. No te planteas el tema de la jubilación de frente y te preguntas cómo diablos vas a ahorrar para ello.

Tu tienes el lujo de definir exactamente qué es lo que quieres en la vida y tener el tiempo para hacerlo realidad. Todo lo que se necesita es valentía para comenzar y la determinación de dar un pequeño paso cada día. Eso es.

 

¿Cómo los aprovecharás?

Comenzar una familia es un desafío. Hay muchas cosas nuevas que resolver, financieras o de otro tipo, y puede llevarte un tiempo ponerte de pie.

Al principio, fue una lucha para mí y hoy en día, lo sigue siendo. Sigue siendo un reto. No me da vergüenza admitirlo.

Pero ese mismo desafío puede empujarte a construir una vida mejor y más feliz.

Cuando se ve con la mentalidad correcta, es una oportunidad para toda la vida.

***

¡Cuéntanos! ¿Cómo aprovecharás todas las oportunidades que te da tener un bebé?

Pin It on Pinterest