A veces tratar con tus finanzas personales puede resultar una tarea tediosa…en el mejor de los casos.

Se tienes deudas, quieres saber como tratar de eliminarlas, qué hacer para conseguir ahorrar más, además de lidiar con las dificultades del día a día (Ah, ¿el horno dejó de funcionar? ¿El coche necesita neumáticos nuevos? Etc, etc…). Llevar el cálculo y control de las finanzas puede convertirse en una verdadera pesadilla.

Hoy por hoy puedo decir que nos hemos quitado más de 50.000€ en deudas, he podido reducirme la jornada y estamos haciendo crecer nuestra familia (este año nacerá nuestra segunda hija)… No soy nadie especial y si yo puedo hacerlo, cualquiera puede.

¿Esto sucederá de la noche a la mañana? Nooooo. ¿Habrá algunas noches en vela cuando te sientas derrotado, abrumado y simplemente frustrado? Síii. Pero lo lograrás. ¡Lo lograremos juntos!.

No hay mejor momento para empezar que HOY.

Da pequeños pasos y coge solo aquello que puedas abarcar. Establece pequeñas metas y observa tu progreso. ¡No estás solo! Existen millones de personas que luchan por quitarse las deudas y tratar controlar sus finanzas.

Para mí, personalmente, el truco que utilicé para empezar a controlar mi dinero fue el de hacerme un presupuesto. Yo no era una de esas personas con unas habilidades increíbles en contabilidad. Es más, a mí siempre se me han dado mal las matemáticas, y cuando empecé, no tenía idea de cómo hacer o seguir un presupuesto, literalmente.

A través del método de prueba y error, me di cuenta de lo que me funcionaba y lo que no. Y cada vez se hizo más fácil.

¿Uno de mis mejores consejos? Simplifica y hazlo sencillo.

Las finanzas pueden ser complicadas, especialmente si tiene diferentes flujos de ingresos, varias deudas, e incluso herencias, inversiones y otros elementos financieros. Simplificar el proceso es realmente importante.

 

  1. Establece rutinas para organizar tu vida

Cuando estaba en plena desorganización financiera, una gran parte del problema era lo desorganizada que estaba el resto de mi vida. Mis platos estaban apilados. Mi ropa estaba en montones por toda la casa. Las facturas y los papeles importantes se perdieron o los aparqué a un armario.

No se trataba simplemente de carecer de habilidades financieras, si no de que yo carecía totalmente de las habilidades básicas de la vida. No estoy diciendo que lavar los platos va a hacer que salgas de deudas, pero te ayudará a sentirte con más control de tu vida. Pocas personas entienden la forma en que la organización, las rutinas del hogar y la presupuestarían están relacionadas.

De alguna manera, cuando tu casa está organizada, te sientes como si tu vida estuviera bajo control.

Por ejemplo, cuando tienes la cocina limpia y recogida, puedes cocinar y planificar con antelación los menús para la semana. De esta forma, no vas a ir corriendo en el ultimo minuto a la tienda porque no tienes nada que comer, reventando tu presupuesto o simplemente, decidiendo salir a comer fuera… Tendrás las comidas listas. Serás capaz de encontrar todo lo que necesitas. Tendrás ropa limpia lista para ponértela. Todo esto, te garantizo que te hará sentir más seguro. No estarás tan agotado.

Elija una tarea por la que deseas empezar.

Para mí, el lavado y doblado de ropa era algo a lo que debía hacer frente urgentemente. Se estaba convirtiendo en una montaña gigante. Sin embargo, una vez que creé una rutina sencilla y la seguí a rajatabla, el problema despareció. Fue realmente increíble y liberador.

Después continué con el resto de tareas que tenia pendientes y mi vida comenzó a ir mucho mejor. Mi mente se liberó.

El hecho de establecer rutinas en su hogar es importante para apoyar sus esfuerzos en ahorrar dinero. Tu estrés disminuirá y evitará que gastes más dinero del necesario solo por ser desorganizado.

 

  1. Recopilar todo y crear un presupuesto

Cuando las deudas o las facturas vencidas empiezan a estresarnos, todos tenemos la costumbre de convertimos en avestruces y enterrar nuestras cabezas, esperando que, quizás, se vayan solas. Créeme, sé lo que es echar las facturas a un lado, sin abrir, porque ¡simplemente no quieres ver lo que hay en ellas!

Es hora de averiguar cual es tu situación financiera en este momento. Ese es el primer paso para conseguir el control de tu vida.

Respira hondo. Puedes hacerlo.

Reúne tus facturas, tus extractos bancarios y tus gastos mensuales. Vas a empezar simplemente escribiéndolo todo, no los detalles, sólo los totales.

Escribe los gastos e ingresos mensuales y las deudas que tengas. Abre tus cuentas bancarias y hecha un vistazo. Sé que puede ser difícil, pero es algo que tienes que hacer para seguir adelante. Todo va a salir bien. Estás tomando medidas para mejorar tu situación financiera y ¡eso es lo más importante!

Una vez que lo tienes todo escrito, es hora de comenzar a crear un presupuesto. Si nunca ha elaborado uno, es un buen momento para consultar la Guía para controlar tus Finanzas (y tu vida) . En esta guía te ayudo a crear un presupuesto desde cero y que lo mantengas en el tiempo.

Tener un presupuesto es la base que te permitirá saber cuales son los siguientes pasos que debes dar.

 

  1. Encuentra un sistema de gestión de dinero que funcione para ti

Para poder seguir el presupuesto que has creado, necesitas encontrar un sistema para gestionar el dinero que te funcione. Puedes utilizar un sistema con plantillas imprimibles que te muestro aquí , puedes utilizar el Excel que te regalo al suscribirte al blog, el sistema de sobres para administrar el efectivo ,que recomienda Dave Ramsey o alguna aplicación que te ayude a rastrear los estado de tus cuentas como estas que te muestro al final de este post

¡Hay muchos métodos para elegir! Lo importante es que encuentres algo que funcione para ti y sea manejable.

¿Lo mantendrás al 100%? Probablemente no, y está bien. El objetivo no es hacerlo perfecto, sino progresar. No importa si algún día fallas y te gastas el dinero en algo que deseas. Tienes que dejar algo de espacio en tu presupuesto para estos casos y por su puesto, anotarlo cuando surja. Hay que ser realistas.

Por otro lado, puede haber momentos en los que necesites dinero para un imprevisto. Por ejemplo, si pierdes tu trabajo, por una enfermedad o gasto importante que no habías planeado. Cuando esto suceda, no entres en pánico y corras a pedir un préstamo o utilices la tarjeta de crédito. esto perjudicará tu progreso. En lugar de eso, revisa si hay algún área de la que puedas recortar y obtener ese dinero que necesitas:

Por ejemplo:

  • Dejar de fumar, borrarte del gimnasio, eliminar los cafés del Starbucks y comer en casa.
  • Dejar de gastar en cosas innecesarias (en la Guía para dejar de gastar, podrás encontrar ideas)
  • Cancelar la televisión por cable o alguna línea de teléfono (móvil, fijo, fibra…)
  • Vender algo que ya no utilices en Wallapop, Ebay u otro lugar.
  • Tener un segundo trabajo.

 

Hay muchas formas de conseguir dinero de forma relativamente rápida y sin mucho dolor, pero requiere cierto trabajo. Se realista acerca de la administración de tu dinero y encuentra una manera de controlar los gastos y conseguir algo de dinero extra para cuando lo necesites.

El dinero puede ser complicado y las finanzas pueden parecer abrumadoras. Toma pequeños pasos para progresar y date una recompensa a medida que avances. Aunque esto no signifique que vayas a Disney World cada vez que organices tu casa o dividas tu dinero en sobres, debes dedicarte unos minutos en cada paso para darte una “palmadita en la espalda”.

Después de todo, cada viaje comienza con un paso en la dirección correcta.

***

Simplemente, comenzando con un presupuesto, encontrando una manera de manejar mejor el dinero, y organizando tu vida, ¡ya estás por delante de muchos que ni siquiera han empezado todavía! Puedes hacerlo. ¡Da los primeros pasos y empieza una nueva vida!

¿Cuál ha sido tu primer paso?

Pin It on Pinterest