como ser minimalista y tener un bebe

Hay mil millones de formas diferentes de ser padre, y, obviamente, mi familia y yo hemos desarrollado nuestra propia manera de hacer las cosas en los últimos 3 años (el tiempo vuela ¿no?) Muchas personas no creen que se pueda ser Minimalista y tener un bebé, pero en ello estamos.

Permanecer minimalista, es un desafío constante. Especialmente con todo el “ruido” que tenemos alrededor, que nos hace creer que si tu hijo no tiene esto o lo otro, será más tonto que el resto de niños. (Estoy exagerando, pero ya sabes a lo que me refiero)

Debo decir que tengo amigos con casas que parecen auténticas tiendas de juguetes. A mi hija le encanta ir a jugar y disfrutar de todas esas cosas, pero personalmente, prefiero mantener mi propia casa lo más minimalista posible.

 

¿Por qué elegir el estilo de vida minimalista?

Decidimos que “minimalista” sería una buena palabra para definir nuestra filosofía de crianza cuando estaba embarazada, pero esta decisión está influenciada por lo que experimentamos durante nuestros viajes por el mundo. Especialmente, en India y Gambia.

En aquellos lugares, pudimos observar como vivían muchos de los niños locales. Niños que se divertían jugando en un simple charco en medio del camino, niños con una simple rueda para jugar, niños que no vivían bajo la presión de tener que aprender 5 idiomas o ir a las mejores escuelas, tener los mejores juguete y ¡quién sabe qué más!

Esto puede sonar a tópico, pero hasta que no lo ves, no te das cuenta de que hay gente que vive con menos cosas que tú y además, son felices.

Por tanto, pensé que quizás lo importante no era tener una casa rebosante de juguetes.

Sólo queremos que nuestras hijas jueguen fuera, lean mucho, escriban, inventen historias y, en general, tengan una niñez divertida y activa como la que tuvimos nosotros.

Obviamente, esta forma de vivir no es para todo el mundo y si quieres dejar de leer, no hay problema. Aunque, conocer otros puntos de vista puede ser enriquecedor. ?

 

¿Cómo se logra un padre minimalista?

  1. Compra cosas cuando realmente las necesites, no antes.

Mi abuela, tenía un dicho que me encanta: “No te pongas el barro, antes de que te pique el tábano”.  Es decir no te anticipes a los acontecimientos.

Por ejemplo, muchas personas tienen las sillitas pequeñas llamadas Bumbo que ayudan a los bebés a sentarse. Es probable que les guste a los pequeños, y creo que a los padres mucho más, pero nosotros decidimos no comprarlas. El tiempo de uso es muy pequeño y son bastante caros. Muchas veces con tenerlos en el sofá y con unos cojines cerca para que no se caigan es suficiente.

 

  1. Pasa de una fase a otra y deshazte de lo que ya no uses.

Cuando tienes hijos te pasas el día estresado y con el tiempo justo. Por eso, es difícil mantenerlo todo ordenado todo el tiempo. En general, tener niños supone aumentar la cantidad de cosas que tienes, y sin darte cuenta empiezas a almacenar cosas que ya no usas.

Nosotros compramos una trona para nuestro bebe (también puedes comprar unos asientos que se ponen directamente en las sillas de casa para ahorrar dinero y espacio). Actualmente, ya no la usa, pero la guardamos para el siguiente bebé que viene en camino. En cuanto deje de usarla, nos desharemos de ella.

También, toda la ropa en buen estado que vaya quedándose pequeña, la venderé o la donaré cuanto no sea necesaria, para que no me ocupe un espacio innecesario.

El objetivo es mantener una casa confortable y minimalista sin 5.000 cosas repartidas por todas partes.

 

  1. Los niños pueden jugar con cualquier cosa

Todos los padres nos quedamos maravillados de como los pequeños les gusta más jugar con una caja o con un simple trapo, que con los millones de juguetes que tienen en casa.

Mi opinión es que es que si a tus hijos les gusta más jugar con estos artículos caseros, entonces ¿por qué seguir comprándoles tantos juguetes?

Mi hija de 3 años, le sigue gustando meterse dentro de las cajas vacías de pañales que le compramos. Podría estar horas con una simple caja. Le entusiasma esconderse dentro. Me alegra que se entretenga con una cosa tan sencilla y no haber tenido que comprar montones de juguetes costosos que, según aseguran sus fabricantes, les estimulan mejor.

No te preocupes. Estoy segura de que alguien estará en contra de esto y diga que lo mejor para un niño no sea jugar con una caja o cualquier otro anuncio sobre la crianza de los hijos. Simplemente, ignóralo. Ser padres minimalistas también significa hacer aquello que te funcione, según el sentido común, y lo que te haga sentir bien.

 

De lo que prescindimos

Podría escribir sobre esto todo el día, pero haré un resumen de las cosas que decidimos prescindir:

  1. No a las bañeras cambiador para bebés (compramos una mini bañera hinchable que ponemos en la bañera de nuestro baño. Es muy práctica, porque no tienes que hacer espacio en el baño o en su habitación para colocarlo. Se deshincha y se guarda en cualquier espacio cuando ya no sea necesaria. Si vas de viaje, puedes llevártela a cualquier parte).
  2. No Bumbos
  3. No zapatitos (Si no van a andar en los primeros meses, ¿para que ponérselos? Además, de los beneficios que tiene que los niños anden descalzos)
  4. No parques de bebés (hay que sacarlo para montarlo y luego volverlo a guardar o dejarlo aparcado en un rincón ocupando espacio)
  5. Ningún cochecito adicional, como las sillas de paseo o coches con ruedas grandes tipo bici. Adquirimos un carrito que tenía diferentes accesorios para que nos durar mucho y así no tener varios carros (de esto hable en este post).
  6. No cámaras de vigilacia para bebés (si no tienes una mansión, no son necesarios)

 

Lo que tenemos

Tenemos una gran cantidad de libros y cuentos que seguimos usando a día de hoy. Tengo un cojín de lactancia que fue muy útil. Me permitió darle el pecho a mi hija sin que me doliera la espalda.  Esto fue un regalo, aunque una almohada firme también podría haberme servido….

Lo sé, lo sé, querrías tenerlo todo hecho y en una lista, pero cada bebé es un mundo.

Sobre todo, los primeros meses son hermosos, pero muy estresantes y cansados. ¡Aceptarías cualquier sugerencia que trajera paz a tu vida!. 🙂

 

…En lugar de qué comprar, te propongo lo siguiente:

  • Reduce la velocidad: Trata de bajar el ritmo un poco antes de que llegue el bebé. Haz yoga, haz algo que te guste y evita las largas listas de tareas pendientes. Si estas en casa unas semanas antes del parto, no planees nada para ese tiempo. Nada de proyectos en casa. Relaja tus normas de limpieza. Acepta cualquier ayuda que te ofrezcan, ya sea de limpieza o comida. Una vez que el bebé llegue, tu ritmo de vida cambiará. La lucha diaria te frustrará por no poder llegar a todo o tener la casa en orden. Acéptalo y permítete echarte la siesta por la tarde cuando el pequeño duerma, en vez de pasar la aspiradora.
  • Evalúa como será tu nueva vida y tu hogar: ¿Cómo serán tus días en el primer año? ¿Necesitarás un carro que quepa en el coche? ¿Quizás debas cambiarte de casa para no tener tantas escaleras? Es posible que necesites un lugar seguro para poner a tu bebé gateando o caminando y un paquete de juego podría ser la respuesta.
  • Toma prestado y compra de segunda mano: Hoy en día, pocas cosas compraría nuevas para un bebé. La mayoría de las cosas se quedan nuevas y puedes comprarlas mucho más baratas en tiendas de segunda mano.
  • Guarda los tickets de compra: Guarda las cosas que sabes que utilizarás (asiento de coche, cochecito…) y, si es posible, devuelve el resto de regalos a la tienda. Guarda el dinero para cuando necesites cosas más adelante.
  • Propón sugerencias de regalo “experiencia”: Si alguien te pregunta que necesitas para el bebé y ya lo tienes todo, propón que te paguen unas clases de yoga, clases de masaje infantil, unas horas de limpieza doméstica o lo que se te ocurra. Lo agradecerás.

***

En resumen, todo es cuestión de gustos. Tiendo a evitar comprar cosas que no pueden ser guardadas fácilmente o cosas que parecen realmente excesivas o innecesarias. Antes de adquirir nada, me acuerdo de esos niños que tienen poco y aun así son felices o de generaciones anteriores a la mía, que también tenían menos cosas y salían adelante.

Como he dicho, el minimalismo es una opción, y es difícil de conseguirlo en la actualidad. Aunque, todo es posible. Al menos, trato de hacerlo posible cada día.

¡Ahora te toca a ti!, ¿Cuáles son algunas de las cosas que decidiste no comprar para tus hijos?

Pin It on Pinterest