Ahora que hemos finalizando el 2016 y comienza el Año Nuevo, quiero hacer algo especial. Quería compartir contigo algunas maneras de conseguir, no solo de tener tus finanzas bajo control, sino también, formas de que tus objetivos se hagan realidad.

Así que hablemos de dinero.

¿Son importantes las metas cuando se trata de finanzas personales? Sí. ¿Por qué? Porque sin metas, estás desperdiciando dinero y dejando que el dinero te controle en lugar de controlarlo tú a él.

Estoy segura de que si alguna vez has leído un libro de gestión del tiempo, probablemente conozcas la historia sobre el profesor y el frasco de rocas. Si no, te la cuento:

 

“Un profesor sostenía un frasco de rocas delante de su clase. Les preguntó: ¿Está llena esta jarra? Todos estuvieron de acuerdo en que estaba llena.

Luego tomó una bolsa de pequeños guijarros y la vertió en el frasco. Los guijarros llenaron el espacio alrededor del frasco y él preguntó, ¿ahora está lleno? Todos dijeron que sí.

Luego tomó una bolsa de arena y la vertió en el frasco. La arena se filtró a través de las piedras y guijarros hasta que todo el espacio se llenó. ¿Qué pasa ahora? Les preguntó ¿Creéis que está llena? Por tercera, vez la clase dijo que sí.

Por último, cogió una jarra de agua, vertió el agua en el frasco hasta que la llenó y comenzó a derramarse sobre la parte superior. Ahora, dijo, podemos decir que el frasco está realmente lleno.

Luego le preguntó a su clase una pregunta importante: ¿Crees que si hubiera empezado con el agua, luego con la arena y luego con los guijarros, habría espacio para las rocas?”

 

¿Qué tiene que ver esta historia con las finanzas personales? Todo.

La moraleja de esta historia es que si primero te ocupas de los objetivos grandes, tendrás más tiempo para los más pequeños (y no menos importantes) más adelante. Por lo tanto, si te ocupas de los grandes objetivos financieros primero, como en crearte un fondo de emergencia, pagar las deudas o ahorrar para la jubilación, después, tendrás más dinero y tiempo para otras cosas, como las vacaciones, por ejemplo.

 

¿Cómo puedes establecer metas realistas y llevarlas a cabo? Lo desglosaré en siete pasos:

  1. Enumera tus prioridades

Tienes que saber lo que es importante para ti y tu familia.

¿Estás pagando las deudas de las tarjetas de crédito, hipoteca, etc? ¿Estás ahorrando para una casa? ¿Creando un fondo de emergencia?

Anota cuál tu prioridad número uno en este momento. También puedes ponerlo en un lugar visible para que toda la familia conozca la importancia de conseguir la meta y trabaje para ello.

Quizás, te preguntes “quiero pagar la deuda, ahorrar para un fondo de emergencia, y ahorrar para una casa, ¿por dónde empiezo?”. Elige sólo una meta y enfócate en ella. Escoger una sola cosa cada vez, te ayudará a realizar el resto de objetivos. Por ejemplo, si no tienes un fondo de emergencia ahorrado, comienza por allí y luego, quítate deuda o ahorra para la jubilación.

 

  1. Establece metas específicas

“Debes tener metas a largo plazo para evitar sentirte frustrado por los fracasos a corto plazo.” – Charles C. Noble

La vaguedad sólo te hará sentir abrumado, y simplemente te rendirás.

 

  1. Haz tus metas medibles.

Para saber si lograste la meta, debe ser mensurable. Por ejemplo, si desea bajar de peso, no sirve con escribir  simplemente “perder peso” como una meta. ¿Cuánto peso quieres perder? Tampoco sirve decir “pasar más tiempo con la familia”. ¿Cuánto tiempo quieres pasar con tu familia cada noche?

Da pasos diarios, semanales y/o mensuales que te ayuden visualmente a ver el progreso hacia tu objetivo. Por ejemplo, si tu meta final es pagar 24,000€ este año, tienes que pagar 2,000€ al mes para alcanzar esa meta (aparoximadamente, 462€ por semana).

Un gran cambio comienza con uno pequeño. twitear

 

  1. ¿Es realmente lo que tú quieres?

Sólo tú puedes establecer tus propios objetivos. Si tu pareja, compañero de trabajo o amigo establece una meta para ti, no vas a lograrla. Tomar tus propias decisiones te motivará a alcanzar la meta.

Está bien escuchar consejos de nuestra familia o los que más nos quieren, pero somos nosotros los que debemos decidir lo que queremos para nuestra vida.

 

  1. Ponte plazos

Ponte plazos, fechas concretas en las que quieres conseguir tus metas.

Fijar una fecha para conseguir tu sueño te mantendrá enfocado, y te ayudará a calcular o medir los pasos que debes dar para ir progresando poco a poco hasta conseguir tu meta.

Por ejemplo, me he propuesto ahorrar 50.000€ para Enero de 2019 para pagar la casa de mis sueños. ¿Es posible que esto no suceda? Totalmente, pero al darte un plazo, estás más comprometido a cumplirlo.

Es muy importante ser lo suficientemente realista y tener en cuenta que quizás tu objetivo se retrase. En mi caso, ahorrar esa cantidad de dinero en seis meses no es realista. Ya tengo algo ahorrado y el plazo que me he dado puede ser factible. Así que, a no ser que me toque la lotería (muy improbable, porque nunca compro) conseguirlo en seis meses no sería realista.

Una vez que te has propuesto una fecha para cumplir tu objetivo a largo plazo, puedes establecer algunas metas a corto plazo. Piense en ellas como los “guijarros” del tarro de la historia de las rocas: pedazos más pequeños de tu meta a largo plazo, que se puedan alcanzar en uno o dos meses. Por ejemplo, si tu objetivo a largo plazo es ahorrar 2.000€ en un fondo de emergencia, puedes empezar ahorrando el 2% de tus ingresos el próximo mes. Después, puedes ir subiendo hasta el 4% de tus ingresos y continuar subiendo lo que puedas hasta alcanzar tu objetivo de 2.000€.

 

  1. Escríbelas.

Poner sus metas por escrito hará mucho más probable que las alcances. Escribe tus metas y repítelas con frecuencia. Esto te dará motivación extra para hacerlas realidad.

La mejor manera de establecer metas inteligentes es anotándolas, incluyendo todos los pasos que necesitarás dar para llegar allí. Esta es una buena manera de mantenerse, enfocado, responsable y ver tu avance.

 

  1. Haz primero lo que cueste más

Hay una frase de Mark Twain que dice: “Eat a live frog first thing in the morning and nothing worse will happen to you the rest of the day.”

Si primero haces aquello que te cueste más, el resto de tareas las harás sin dificultad.

Es decir, haz lo que menos te guste a primera hora de la mañana, como comprobar que el 2% de tus ingresos se ha transferido hacia el ahorro de tu fondo de emergencia o que has amortizado deuda. Sea lo que sea que necesites hacer hoy, hazlo ahora y no esperes a mañana.

***

No te desanimes si no consigues todos tus objetivos de la forma que planeaste o cambias el rumbo. Puede que se produzcan cambios en tu vida y está bien. Cierta flexibilidad siempre es necesaria. Pero siempre y cuando estés centrado en tu objetivo final y des pequeños pasos hacia su consecución, estarás en el camino de hacer grandes cambios.

Para ayudarte a conseguirlo, descárgate LA HOJA DE TRABAJO PARA DEFINIR TUS OBJETIVOS Y PLANES DE ACCION PARA ESTE AÑO.

¿Cuales son tus objetivos financieros (o no) para este año? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

Pin It on Pinterest