Motivación Ahorromania

Todos tenemos algo importante que nos gustaría hacer mejor de lo que lo estamos haciendo ahora.

Pagar nuestra deuda. Empieza a invertir. Iniciar un negocio paralelo. Pasa más tiempo con nuestros hijos.

Cada día que gastamos no haciendo eso, nos cuesta tiempo, dinero y felicidad.

Pero el truco no está en saber que tenemos que hacer lo importante. Todos sabemos que DEBEMOS estar haciéndolo.

El truco está en HACERLO.

¿Cómo encontramos la motivación no solo para comenzar a hacer estas cosas importantes, sino para continuar con ellas?

Para mí, la clave está en cambiar la idea de motivación en tu cabeza. Es un cambio de mentalidad que supone dejar de esperar que la motivación nos encuentre y, en cambio, proponernos crearla.

 

El cuento de hadas de la motivación

Hay un cuento de hadas sobre la motivación por ahí que está matando nuestra capacidad para progresar.

Se trata de la creencia de que debemos encontrar motivación antes de poder actuar.

Es decir, creemos que debemos sentirnos motivados antes de poder HACER lo importante.

El cuento de hadas tiene sentido. Después de todo, todos hemos tenido esos momentos de intensa motivación en los que es fácil hacer las cosas. Una vez que experimentamos uno de esos momentos, es natural pensar que simplemente necesitamos encontrar ese sentimiento nuevamente para recrear ese mismo nivel de acción.

Pero aquí está el problema. La motivación es solo un sentimiento, y los sentimientos son temporales.

Es posible que nos sintamos increíblemente motivados en este momento, pero ¿qué pasarán dentro de 10 minutos? ¿O mañana? ¿O la próxima semana? ¿O el mes que viene? ¿Ese sentimiento poderoso te acompañará en cada momento de cada día? ¿O va a comportarse como cualquier otro sentimiento que hayas tenido y desaparecer en los altibajos de la vida?

Mira, en realidad no tenemos los sentimientos bajo nuestro control. No totalmente. Y si confiamos en el sentimiento para crear una acción, entonces estamos poniendo el poder de hacer avances positivos en las manos de algo que nos puede decepcionar.

Pero hay otra manera.

 

¿Qué pasa si damos la vuelta a la idea que tienes sobre la motivación?

Entonces, ¿cómo puedes ser diferente? ¿Cómo encuentras constantemente la motivación para lograr grandes cosas en medio de tus sentimientos fluctuantes?

Dándote cuenta de que te han contado el cuento al revés.

No tienes que esperar a tener motivación para actuar. Puedes actuar primero y, a través de la acción continua, crear toda la motivación que siempre necesitarás.

Suena bastante contradictorio, ¿verdad? Claro que sí. Pero pensemos en esta idea por un segundo.

¿Cuántas veces has sentido lo difícil que es cambiar una de las rutinas o hábitos que tienes en tu vida? Hay personas que no pueden dejar de morderse las uñas, por mucho que lo intenten. ¿Por qué crees que es? ¿Es porque el hábito es realmente importante para nosotros y nuestros valores fundamentales?

¿O es más probable porque simplemente lo hemos estado haciendo durante tanto tiempo que se ha convertido en una parte automática de nuestra vida? Nos levantamos cada día, no porque reunamos la motivación para hacerlo todos los días, sino porque lo hemos repetido las veces suficientes para que lo hagamos antes de pensar. Y el hecho de que apenas lo pensemos es lo que lo hace tan difícil de cambiar.

Cambiar requiere más pensamiento y energía que no cambiar, así que dejamos que continúe.

Eso es lo que la “motivación” realmente es. Es la capacidad de seguir adelante con algo sin importar el qué. En realidad, se parece más a la terquedad que a cualquier otra cosa, ya que las acciones pasadas son el impulso para las acciones futuras.

Y aquí está el truco: no hay necesidad de confiar en los sentimientos en este caso. Podemos empezar a actuar hoy, sin importar cómo nos sintamos. Y podemos actuar de nuevo mañana. Si podemos juntar lo suficiente de esas acciones, comenzamos a crear toda la “motivación” que alguna vez necesitaremos simplemente por la fuerza del hábito.

La motivación se convierte en algo que está 100% dentro de nuestro control.

 

¿Cómo puedes empezar a crear tu motivación?

Cuando lo vemos de esta manera, lograr las cosas que importan de repente se vuelve mucho más simple.

Ya no tenemos que esperar alguna fuente de gran inspiración para darnos el impulso que necesitamos. La motivación no se trata de una gran cantidad de energía que nos permita hacer TODO al mismo tiempo.

Eso es un cuento de hadas.

Todo lo que tenemos que hacer es algo, hoy, que nos acerque un poco más a nuestro objetivo.

Puede ser minúsculo. Pero tiene que ser algo y tiene que ser positivo.

Y luego mañana podemos hacerlo de nuevo. Y de nuevo al día siguiente. Y la siguiente.

Y día tras día, hasta que la acción esté tan arraigada en nuestra vida que ya no necesitemos considerar algo tan abstracto como la “motivación”, porque estamos demasiado ocupados haciendo lo que nos importa.

***

Entonces, dime, ¿qué cosa que puedes hacer hoy para avanzar hacia un objetivo importante? No tiene que ser grande. Puede ser tan pequeño como quieras. Pero tiene que haber progreso.

¿Puedes hacerlo de nuevo mañana? ¿Y al día siguiente? ¿Puedes hacer que sea una parte tan importante de tu vida que NO hacerlo te haré sentir mal?

Si puedes lograr eso, nunca más tendrás que preocuparte por la motivación 😉

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest