Ese ahorro merece la pena - Ahorromania

Puede que mañana pierda mi trabajo.

Será un día triste. Quizás la empresa para la que trabaje quiebre, se mude, se fusiones o simplemente me despida sin más. Nada es permanente en la vida y todo está en constante cambio.

Pero esta no es una historia sobre perder mi trabajo. Esta es una historia sobre lo que vendría después.

Quizás, sea una historia sobre las oportunidades que pueden presentarse cuando planeas lo peor pero sueñas con lo mejor.

 

Lo que podría suceder

Seamos sinceros. Perder un trabajo es aterrador.

Además de no saber qué haría después, hay que tener en cuenta que tengo dos hijas pequeñas.

Este no sería el momento ideal para perder un trabajo. Pero, de nuevo, ¿existe un momento ideal?

Si esto sucediera, quizás entraría en pánico. Mi objetivo inmediato seria generar ingresos. Tanto como sea posible y tan pronto como sea posible.

Enviaría mi currículum a todos lados y probablemente hubiera elegido el primer trabajo que  me hubiera pagado, lo que fuera.

Después de todo, tengo una familia que alimentar y cuentas para pagar, ¿verdad?

Pero eso, si hubiera un trabajo inmediatamente disponible. ¿Qué pasa si no los hay? Mi estrés aumentaría. Me preguntaría de dónde ganaría dinero. Quizás se acumulen algunas deudas…

¿Te lo imaginas? No es agradable.

 

Esto es lo que sucedería en realidad

Si finalmente se presenta lo desconocido tengo un PLAN. Sé que no sentiré pánico.

En cambio, lo veré como una oportunidad.

Porque aquí está el secreto: tenemos ahorros. Muchos.

Hemos estado ahorrando durante años. Nuestro fondo de emergencia por sí solo podría ayudarnos durante aproximadamente 12 meses. Si estuviéramos dispuestos a hacer algunos cambios significativos en el estilo de vida, podríamos vivir durante 2 años con nuestros ahorros.

Debido a nuestros ahorros, sé que nuestra familia estaría bien durante un tiempo sin importar qué suceda. Lo que significaba que, en lugar de vernos obligados a tomar una decisión precipitada, tendremos la oportunidad de sopesar realmente nuestras opciones y elegir el camino que queremos seguir.

 

¿Qué es lo que queremos?

Ya he escrito antes sobre lo que la libertad financiera significa para mí, y básicamente se trata de esto: tener la capacidad de hacer lo que quiera con mí tiempo.

Quizás suene vago, pero es realmente útil. No estoy buscando específicamente retirarme pronto o viajar por el mundo ni nada por el estilo, aunque esas cosas pueden terminar siendo parte de mi estilo de vida. Simplemente quiero crear una vida en la que mi tiempo se gaste en cosas que realmente disfrute.

Entonces, teniendo esto en cuenta, tendría tres opciones que podría seguir, cada una con sus pros y sus contras:

 

Opción nº1: Encontrar un trabajo relacionado con mi actual puesto

Pros: Podría encontrar un trabajo parecido a mi puesto actual. Se trata de puesto más o menos estable, donde podría seguir ganando un sueldo para poder seguir pagando las facturas y volver a mi vida de antes. Sencillo y seguro.

Contras: Vuelvo a mi zona de confort y tendría que valorar si realmente eso es lo que quiero hacer a largo plazo. Quizás, eso signifique perder otras oportunidades.

 

Opción nº 2: Encontrar un trabajo en planificación financiera

Desde hace algunos años, sé que mis ambiciones profesionales a largo plazo implican planificación financiera. Me encanta el aspecto técnico de las finanzas y me encanta ayudar a las personas a tomar buenas decisiones. Es el matrimonio perfecto de intereses. Así que esta definitivamente podría ser una ruta atractiva.

Pros: Si bien es posible que recibiera un recorte de sueldo con respecto a mi trabajo anterior, podría obtener un ingreso decente y estable mientras trabajo en la industria deseada. Podría ganar experiencia, hacer contactos y comenzar a construir la carrera que realmente quiero.

Contras: En este caso, habría solo un inconveniente, y es el hecho de que sé que un día me gustaría tener mi propia empresa. Es algo con lo que he estado soñando durante años, y aunque esta ruta ciertamente podría hacer que esa opción fuera más fácil en el futuro, esto lo retrasaría.

 

Opción nº3: Iniciar mi propia empresa

Pros: En muchos sentidos, esta es la ruta más atractiva. Empezaría a crear el negocio de mis sueños en lugar de esperar. Podría trabajar con los tipos de clientes con los que realmente quiero trabajar (nuevos padres y madres como yo). Podría construir mi negocio para apoyar la libertad que mi marido y yo queremos para nosotros en lugar de adaptar nuestras vidas a las demandas de un jefe.

Contras: Pero esta puede ser también la ruta más aterradora. Desde un punto de vista financiero puro, significa no solo retrasar los ingresos sino gastar dinero adicional para empezar el negocio. Eso reduciría la cantidad de tiempo que nuestros ahorros durarían. Nunca he tenido un negocio, y  no existe ninguna garantía de que funcione. Es posible que el tener esa oportunidad justo frente de ti, hace que la perspectiva del fracaso aumente y el miedo se afiance.

 

Hoja de ruta (analiza tus opciones)

En este momento, lo importante es tomarse un tiempo para recopilar información y sopesar las opciones que tienes. Este sería el proceso que seguiría:

  • Contacta con algunas personas que ya conozco en la industria en la que quiero acceder para preguntarles su opinión. También podría  contactar con otras personas que no conozca para tener otras nuevas.
  • Hacer una lista de posibles empresas. También hacer una lista de posibles fuentes para obtener mis  propios clientes.
  • Realizar una investigación real sobre cómo sería ser un empleado en una empresa de la industria que me gusta. Pensar sobre el tipo de empresa para la que me gustaría trabajar, las responsabilidades que tendría y la carrera que querría.
  • Investigar sobre lo que realmente se tarda en comenzar un negocio. Pensar cómo sería mi negocio ideal. Crear hojas de cálculo, proyectar posibles escenarios, hacer algunos números.
  • A lo largo de todo esto, es importante hablar con tu pareja sobre lo que estaría  aprendiendo y lo que podría significar para nosotros mi elección. Quizás me aporte nuevas ideas, que me ayuden a enfocar la siguiente parte de mi búsqueda. Hay que hacer el esfuerzo en equipo.

 

Finalmente, toma la decisión

La planificación y la evaluación no deben tomarte demasiado tiempo, para empezar a tomar medidas.

Quizás, me incline por buscar de nuevo un trabajo en otro sector que me guste, porque me guste la comodidad de un tener sueldo constante y por la oportunidad de aprender más sobre otra industria.

Puede que me guste la idea de hacer algunos contactos antes de aventurarme por mi cuenta.

Esta puede ser una buena opción, pero debo analizar si es lo que realmente quiero.

 

Años de ahorro y trabajo

Nada de esto podría ser posible si no tuviera ahorros. Y nuestros ahorros no aparecieron de la noche a la mañana.

Hace poco más de 6 años que aprendí por primera vez sobre la idea de tener un fondo de emergencia. Así que destiné un pequeño porcentaje de mi sueldo a crear dicho fondo. Empecé a vivir por debajo de mis posibilidades y a enviar un poco más de dinero a esta cuenta todos los meses.

Por otro lado, amplié mis ahorros a cuentas de “ahorro para gastar” para poder pagar cosas como viajes y reparaciones del coche con dinero diferente a mi fondo de emergencia. Las pequeñas ganancias imprevistas, como un aumento de sueldo, generalmente se destinan a los ahorros en lugar de gastarse. Aumentos servidos en gran medida para aumentar mis contribuciones automáticas mensuales.

No siempre fue fácil. Hay muchas ocasiones en las que es difícil sacrificar un poco de hoy por un mañana incierto.

Pero el mañana puede llegar. Y no solo viene en forma de averías de coche, facturas o cualquier otro imprevisto (malo) que se suele atribuir al fondo de emergencia.

A veces el mañana te trae una gran oportunidad. Y cuando eso sucede, puedes estar en condiciones de tomarla o no.

Quiero animarte a disfrutar hoy, pero también planificar para el mañana. No deberías ahorrar simplemente porque “se supone que debes hacerlo”. Debes ahorrar porque eso te da la oportunidad de hacer lo que realmente deseas hacer.

Así, si tienes que tomar una decisión importante que te de miedo, el miedo puede ser menor ya que tienes un colchón que te respalda.

***

¿Y tú para qué estás ahorrando? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

Pin It on Pinterest