Mentalidad de mas Ahorromania

Una gran cantidad de consejos sobre finanzas personales trata de aprender a vivir con menos.

Gasta menos dinero. Sal a comer un poco menos a menudo.

Y ciertamente hay un lugar para todo eso. Un gran lugar en realidad. De hecho, en mi blog ya te hablo de ello 😉

Pero no se trata de tener una mentalidad de escasez.

Ya que si solo te centras en recortar, si toda tu vida comienza a centrarse en eliminar cosas, el mundo se convierte en un lugar muy pequeño.

Empiezas a perder oportunidades. Empieza a pasar menos tiempo con amigos y familiares. Dejas de buscar las cosas que realmente quieres.

Te concentras tanto en la idea de “menos”, que la idea de “más” se siente mal. Te sientes codicioso. Tal vez incluso un poco malo.

Y eso es un gran problema.

Porque cuando se usa correctamente, “más” es una de las mejores armas que tenemos a nuestra disposición.

 

La vilificación del “más”

En el mundo de las finanzas personales, la palabra “más” se asocia generalmente con cosas como una casa más grande, un coche más bonito, más móviles para mamá y papá y más juguetes para los niños.

En otras palabras, son más “cosas”.

Ninguna de esas cosas es mala por sí misma, pero cuando se convierten en lo principal, a menudo es una señal de que las prioridades están un poco fuera de orden. Es cuando quieres “mantenerte al día con X familia/amigo” donde acumulas más cosas solo porque es lo que hay que hacer, no porque te traiga felicidad genuina.

Y sí, esto puede ser un gran problema.

Puede conducirte a la deuda. Puede llevarte a la inseguridad financiera. Y sobre todo, puede llevarte hacia la infelicidad.

 

Pero “más” puede ser mucho más

Hace unos meses, justo antes de que decidiera comenzar mi blog, estuve pensando mucho en lo que quería de la vida. Y me di cuenta de algo.

Estaba un poco cansada de preocuparme por el dinero.

Me frustró que el factor principal en la elección de una casa fuera el coste.

Me frustró que me preocupara nuestro gasto en comida, que algunas veces causaron cierta tensión en nuestra relación.

Me frustró que no estuviéramos poniendo más dinero para los ahorros en educación de las niñas.

Ahora, la realidad es que vivimos cómodamente. Tenemos todo lo que necesitamos y más. Ciertamente no necesito ningún tipo de compasión.

Y la mayoría de los días habría luchado contra estos sentimientos recordándome lo mucho que ya tenía y que ninguna de las cosas que me preocupaban eran NECESARIAS para una vida feliz.

Pero esta vez era diferente.

No quería asentarme.

No quería simplemente aceptar la “realidad”.

Quería darle a mi familia todas las oportunidades para vivir nuestra vida de todas las formas que realmente nos hagan felices, sin límite.

Quería dejar de pensar en el dinero como una restricción y empezar a pensar en él como una oportunidad.

Yo quería más.

 

¿Qué “más” debería ser?

No se trata de comprar la casa más grande o el mejor coche. Esto no es una cuestión de estado o de ego.

Se trata simplemente de la capacidad de tomar decisiones sin que el dinero sea un inconveniente.

Recuerda cuando pasaste por el ejercicio de imaginar tu vida ideal. Si aún no lo ha hecho, te recomiendo que leas el artículo ahora, y sigas todos los pasos. Ese ejercicio podría ser la parte más importante para poder encaminar tu vida financiera.

¿De qué se trata realmente ese ejercicio?

Se trata de definir claramente las cosas que importan en tu vida para que puedas hacerlas MÁS prevalentes.

La vida no puede convertirse en una privación constante. No es una carrera hasta el día en que descubres cómo no gastar dinero.

Esa es la forma más rápida de llegar a la miseria, al igual que gastar salvajemente y acumular montones de deudas.

La vida se trata de averiguar lo que quieres, lo que te hace feliz y hacer todo lo posible para hacer más de eso.

 

Tienes permiso para querer “más”

Está bien querer gastar dinero en cosas que te hacen feliz, incluso si son un poco tontas o caras.

Está bien querer poder llevar a su familia a cenar, a hacer esquí o  ir a Disney World.

Está bien querer ganar más dinero si eso te da la oportunidad de hacer más de todas esas cosas que amas.

En realidad, es algo bueno si quieres usar tu dinero para crear MÁS felicidad en tu vida.

Es saludable. Se debe incentivar.

Porque cuando empiezas a pensar de esta manera, te abres a muchas oportunidades.

Empiezas a ver trayectorias profesionales que pueden pagarte más y proporcionarte más flexibilidad con tu tiempo.

Comienzas a ver el ahorro como un camino para perseguir tus sueños.

Deja de pensar en lo que NO PUEDES hacer y comienzas a pensar en lo que PUEDES hacer.

Empiezas a tratar de hacer tu vida más rica en lugar de más vacía.

 

“Menos” también tiene su lugar

Ahora, antes de que te dejes llevar por esta nueva mentalidad de “¡más, más, más!” Y vuelen todos tus ahorros con la nueva idea genial, porque te dije que estaba bien, retrocedamos un paso y reconozcamos que todo no siempre puede ser “más” como tampoco todo no siempre puede ser “menos”.

Menos también tiene su lugar, y sigue siendo importante.

Si quieres gastar MÁS en las cosas que SON importantes para ti, es posible que tengas que gastar MENOS en las cosas que NO SON importantes.

Si desea MÁS tiempo para una determinada actividad, es posible que tenga que gastar MENOS tiempo en otra cosa.

Todavía hay que hacer concesiones. Siempre las habrá.

Pero esto no se trata de recortar. Se trata de crear más de lo que amas. Crear menos de lo que no amas es solo una extensión natural de eso. Pero no es el punto de partida.

Menos” no es el objetivo. “Más”, sí. “Menos” es solo una herramienta.

 

¿Cuál es tu mentalidad?

Más que nada, se trata de tu mentalidad. Se trata de cómo estás abordando el problema.

Y eso puede sonar un poco duro, pero la mentalidad realmente es CRUCIAL.

Puede marcar la diferencia entre un plan que te entusiasma y uno que odias. Uno que crea oportunidades y otro que las limita.

Uno que tiene éxito y otro que falla.

***

Entonces, ¿qué tipo de vida te estás creando? ¿La estás construyendo o derribando? Porque no sé tú, pero yo quiero una vida que tenga más de las cosas que amo.

 

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest