20's

Por mucho que aprendamos ciertos hábitos en la infancia y en los años de la adolescencia, los 20 son la década definitiva para asentar nuestro futuro. Cada experiencia es nueva, el drama de la escuela secundaria ha quedado atrás, y empieza a florecer la persona en la que te convertirás. Aunque, también puede ser el comienzo o el final de tu éxito financiero…
Lo que se hace a los 20 y tantos años, inevitablemente impactará en las décadas siguientes. Y esto aplica también a nuestras finanzas. Los años de gastos frívolos pueden pasar factura, y antes de darnos cuenta, estaremos con 50 años y con unos pocos ahorros para la jubilación.

Es por eso que es tan importante aprender estos 7 hábitos lo más pronto posible, para que puedan reemplazar los malos antes de que sea demasiado tarde. Sin embargo, incluso si has pasado la treintena, ¡todavía hay esperanza! Sigue estos mismos principios y conseguirás reencaminar tus finanzas personales.

 

1. Aprende a hacer un presupuesto, ¡PERO YA!

Si no ha establecido un presupuesto de ingresos y gastos aún, sin duda, ¡ahora es el mejor momento para empezar! Un presupuesto puede sonar restrictivo, pero esto no tiene por qué ser así. Se trata de un hábito que te proporcionará dos beneficios inmediatos:

  • Adquieres conciencia de en qué te gastas el dinero.
  • Irremediablemente empezarás a evitar gastos innecesarios.

A continuación, utiliza un sistema que te permita realizar un seguimiento de lo que está gastando.

Existen muchas opciones que te permiten controlar tus gastos, que van desde aplicaciones móviles, una hoja de cálculo en Excel o una simple libreta.

Te propongo algunos métodos:

  • Libreta + Excel. Lleva un cuaderno siempre contigo y anota los gastos que haces al día. Luego, puedes apuntarlos en una hoja de Excel con dos columnas: lo que has comprado y cuánto has gastado.
  • Notas en el móvil: Todo el mundo tiene un móvil, y si no te gustan o no quieres llevar una libreta cada vez que gastas dinero, siempre puedes grabar una nota en el móvil. De nuevo, te sugiero que copies todo en una bonita hoja de cálculo Excel para poder tener una visión global de tu cuenta mensual.
  • Apps: Existen un montón de aplicaciones para el móvil que te ayudan a registrar tus gastos y poder tener en orden tus cuentas. Por ejemplo: Fintonic, Ahorro.net, Mi presupuesto de Finanzas para Todos… Existen otras en inglés, como Cents o Money tracking.

Da igual de qué forma lo hagas. Lo importante es apuntar toooodos los gastos que tienes. Seguro que te sorprenderás.

 

2. No te endeudes (si no, paga tus deudas lo antes posible)

Antes de ahorrar para cosas que quieras hacer o adquirir en el futuro es necesario deshacerse de cualquier deuda que tengas lo más pronto posible. Si te has comprado un coche o has financiado cualquier otra cosa, ¡tienes trabajo que hacer!

Aprovecha el tiempo y consigue más dinero ¿Cómo?  Por ejemplo: cuidado de niños, cuidado de mascotas, reparto de publicidad, limpieza de la casa, o incluso asistencia virtual…

A los 20 se tienen mas energías que a los 50 y es el momento ideal para crear un futuro más estable al poner más esfuerzo extra en este momento.

 

3. Ahorra para lo que quieras hacer en el futuro

A los 20 años se suele soñar con el futuro y lo que nos gustaría hacer.

¿Quieres tener una casa? o ¿quieres vivir de alquiler? ¿Viajar y ver mundo? ¿Comprarte un coche mejor? ¿Ahorrar para imprevistos futuros? ¿Ahorrar para la jubilación?

Sea lo que sea, escribe cuáles son tus deseos y ponlos en algún lugar que puedas ver a menudo. De esta forma, te ayudará a mantenerte centrado y te motivara para conseguir tus objetivos.

Quizás, te sientas tentado a pedir un préstamo para conseguir todas estas cosas, y no creo que pedir una hipoteca sea algo malo necesariamente, aunque es mejor contratarla a un interés lo más bajo posible y pagarla cuanto antes.

Sé paciente, gasta menos dinero en cosas que no nos hacen realmente felices y ahorrar todo lo posible para las cosas que realmente quieres. Y a pesar de que la jubilación parece estar muy lejos, no está de más ir ahorrando poco a poco para ello…Te cubrirás frente a imprevistos porque nunca se sabe lo que pueda pasar

 

4. Invierte en artículos de calidad

Mi madre siempre me ha dicho que “mejor poco y bueno, que mucho y malo”.

A veces, tratando de ahorrar lo máximo he llegado a comprar cosas que me han costado muy barato pero se han estropeado pronto y he tenido que volver a comprarme el mismo artículo, pero más veces o más caro. Por ejemplo, un coche. Pagar 2,000€ o menos por un coche antiguo puede sonar muy bien, pero ¿cuánto terminarás pagando por sustituir todas las piezas que se estropeen, (más pronto que tarde) en un futuro? En este caso, sería más razonable investigar un poco, ver el estado real del vehículo y comprar otro que no nos vaya a dar muchos problemas aunque nos cuente un poco más caro.

Lo mismo ocurre con los electrodomésticos en casa: busca los que son eficientes energéticamente hablando y ahorran agua y energía; o incluso con los muebles, que son una inversión que quizás hagas una vez. Síiii, probablemente te salga más caro a largo plazo, pero no tendrás que reemplazarlo por mucho tiempo y te quitarán quebraderos de cabeza.

 

5. Aprende a cocinar

¡Importantísimo! Aunque no hayas cocinado en tu vida, es un buen momento para hacerlo. Puedes empezar por recetas sencillas que vayan siendo más elaboradas más adelante.

Hacer comidas en casa va a ser incuestionablemente más barato que salir, lo cual tendrá un impacto muy importante en tu presupuesto. Es muy fácil, simplemente comprarte una hamburguesa o una pizza en el restaurante de comida rápida de turno, pero piensa que lo que te cocines tu estará mucho más rico y será mejor para tu salud.

Aquí tenéis algunos recursos:

http://www.recetasparaestudiantes.com/

http://mamanomastuppers.blogspot.com/

https://lasrecetasdelabuelapaca.wordpress.com/category/recetas-faciles-para-jovenes/

http://www.cocinaparaemancipados.com/indice

Por la red hay muchos más, pero ya tenéis algo para empezar.

¡Es muy gratificante ver que has conseguido cocinar algo y que encima esté riquísimo! Esta habilidad te ayudará mucho en el futuro cuando quieras independizarte y mama no esté para hacerte la comida… 😉

 

6. Continuar aprendiendo cada día.

Para conseguir nuestros objetivos, debemos hacer seguimiento de los mismos e ir adaptando nuestras decisiones según vayamos caminando. Por eso, el aprendizaje continuo es muy importante. Escucha los consejos de otras personas que ya han conseguido lo que tu quieres y ve probando lo que mejor se adapta a ti.

Rodéate de personas que te quieran, te animen y enseñen cosas valiosas. Lee, mucho, sobre cómo gestionar las finanzas personales, suscríbete a blogs que traten temas de ahorro,….

Puedes empezar por uno de los mejores libros de finanzas personales jamás escritos:

Padre Rico, Padre Pobre.

 

7. Aprender a ser feliz con lo que tienes.

Muchas veces no me conformo con lo que soy o lo que tengo y apuesto a que para ti tampoco es fácil. Es un desafío diario: el creer que no estamos a la altura de los demás o que debemos tener ese artículo de turno que llevan todos para ir a la moda…

Debemos dejar de comprarnos con los demás, ya que cada uno somos seres únicos, insustituibles y tenemos todo lo que necesitamos para ser felices aquí y ahora. Ser feliz con quien eres y lo que tienes requiere práctica, pero si lo consigues vivirás más feliz, más tranquilo y serás capaz de convertir cualquier circunstancia en una experiencia de aprendizaje positiva.

No te rindas. Aprende a amar lo que tienes, y céntrate en las cosas realmente importantes. Si de todos estos puntos tienes que dominar uno, que sea este. Todo lo demás será sólo la guinda del pastel 🙂

 

 

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest