Brujula

Ahora que ya sabes cómo hacer el seguimiento de tus gastos, podemos empezar la parte que más me gusta y la más divertida: ¡como crear nuestro primer presupuesto! Esta es una de las partes más importantes de la serie, ya que lo que trabajes hoy supondrá un punto de inflexión en la gestión de tus finanzas personales.

Coge una calculadora, tu Registro de Ingresos, y todas sus facturas mensuales. Siéntate, tú solo o con tu pareja si la tienes, y empieza a trabajar todo lo que hablaremos en el post de hoy, tranquilamente y con cuidado.

Crear un presupuesto puede hacerte sentir un poco incómodo al principio, ya que, esencialmente estamos poniendo restricciones a ciertos hábitos que pueden ser realmente difíciles de eliminar. Pero, si te comprometes a este proceso al completo, a final, no solo conseguirás crear un plan accionable para hacer frente a tus gastos, si no que serás capaz de ahorrar.

¿List@?

Comencemos.

 

Desglosa y analiza tus gastos

Ya hablamos de desglosar los gastos en categorías cuando hablábamos de gastos en el post anterior, pero ahora, el objetivo es desglosarlos en subcategorías y luego, mentalmente, asignarles una etiqueta de gasto fijo o variable.

Si no estás familiarizado con estos términos, aquí los defino rápidamente:

“Los gastos fijos se mantienen, generalmente, los mismos mes a mes, mientras que los gastos definidos como variables pueden variar un poco, o mucho. Algunos ejemplos de gastos fijos sería la hipoteca, los gastos de la casa (agua, luz, internet, teléfono fijo, etc.), los pagos de préstamos, y los seguros. Por otro lado, los variables son casi todo lo demás, porque se intercambian cada mes dependiendo de tus necesidades”.

Separar nuestros gastos en categorías nos ayudará mucho, porque cuando empecemos a “jugar con los números”, por así decirlo, querremos saber exactamente lo que podemos cambiar y lo que tenemos que mantener como está. ¡Tranquil@, esto tendrá más sentido en unos minutos! J

Para facilitar toda esta labor, es conveniente usar una Plantilla para apuntarlo todo. Puedes utilizar una versión imprimible,

Presupuesto

…O descargar la hoja de Excel hiperdetallada que proporcionó si te suscribes al Blog 😉

Excel

De cualquier manera, es conveniente que tengas alguna opción a mano para utilizarla mientras trabajamos en los siguientes puntos.

 

Cómo utilizar una plantilla de presupuesto

  1. Empieza rellenando los importes correspondientes a cada partida de gastos del presupuesto mensual. Si no recuerdas la cantidad que tienes que pagar ese mes en determinado concepto, revisa las facturas del mes pasado. Recuerda que los gastos fijos no cambiarán muy fácilmente, por lo que rellena esas cantidades a boli para marcar su “permanencia”. Si hay algún importe de gasto que pueda cambiar, redondea hacia arriba para no quedarte corto y asegurarte tener dinero suficiente para hacerle frente.

Nota: Si tiene deudas de tarjetas de crédito, te recomiendo que dejes de usar la tarjeta ya mismo y determines inmediatamente una cantidad fija (un poco más alta que el pago mínimo) para que se convierta en uno de tus gastos fijos mensual con el objetivo de quitarte la deuda lo más pronto posible. Si tienes más de una tarjeta de crédito, enfócate en pagar primero la cantidad más pequeña.

  1. Ahora, continúa rellenando la Plantilla con el resto de gastos mensuales variables que tengas, a lápiz. Si es necesario, consulta recibos anteriores para calcular un promedio mensual, si no indica la cantidad que estimes oportuno. Es probable más adelante tengas que hacer algún cambio en estos números, por eso es mejor, que los escribas a lápiz.
  2. Cuando hayas terminado, suma todos los totales y escríbelos en la parte inferior de la hoja de cálculo donde se enumeran todos los gastos. Aquí se hace un resumen y se detallan de nuevo las categorías globales de gastos para llevar un mejor control.
  3. Coge el Registro de Ingresos para anotar tu ingreso mensual promedio en la parte inferior de la hoja de cálculo (Resumen) donde encontrarás una sección de Ingresos-Gastos.
  4. Resta todos los gastos totales del ingreso mensual, y anota ese número en el cuadro gris de la parte inferior.

 

Evalúa tu presupuesto final

Aquí es donde puedes ver TU REALIDAD.

¿Recuerdas cuando dije que es conveniente ver tus finanzas personales como si fuera un negocio?

Si tus ingresos son mayores que tus gastos, ¡vas bien! Así, puedes tener algo de dinero para ahorrar para lo que quieras y podrás trabajar sin el estrés de tener que ir disminuyendo gastos.

Pero si tus ingresos son menores que tus gastos, es el momento de revisar tu presupuesto. Vuelve a mirar todos tus gastos mensuales y analiza cuales puedes reducir o eliminar por completo.

Quizás te sea más fácil empezar a analizar los gastos variables, aunque si consideras como gasto fijo la televisión por cable, plantéate si realmente es algo imprescindible en tu vida. Borrar y cambia todo aquello según sea necesario. Vuelve a hacer los cálculos y obtén la cifra final “ingresos menos gastos”.

No deberías pasar al siguiente nivel hasta que obtengas un saldo positivo.

Voilà! ¡Ese es tu PRESUPUESTO!

Ahora solo toca implementarlo.

El primer mes es siempre el más difícil, así que no tengas miedo de volver atrás y rehacer tus números si ves que lo que has planeado no se ajusta realmente a tu realidad o a tus deseos. Los presupuestos no se escriben en piedra, y siempre se puede hacer ajustes. 🙂

***

En el próximo post, hablaré sobre un sistema infalible para gestionar el dinero que te pondrá las cosas fáciles para conseguir tus objetivos eficazmente. Cada vez que llegue la fecha de hacer un pago concreto, tendrás el dinero disponible para pagarlo. ¡Encontrarás el verdadero secreto para controlar TÚ al dinero en vez de él que te controle a ti!

¿Estás list@ para crear tu primer presupuesto?

Pin It on Pinterest