Brujula

Una de las claves para tener el control sobre tus finanzas personales es saber exactamente en qué te gastas el dinero.

Lo creas o no, es absolutamente imposible acordarse de todo lo que gastas. Unas compras de última hora en la frutería por aquí, un nuevo par de pantalones vaqueros por allá, y antes de que hayas decidido dejar de gastártelo en cosas que no necesitas, ya te lo habrás gastado…. ¿Por qué?… porque no hiciste el seguimiento.

Si crees que el dinero te controla a ti y no tu a él, es hora de cambiar tus hábitos financieros. Para ello debes comprometerte a apuntar todo absolutamente todo a partir de ahora. Con todo, quiero decir cada recibo, cada compra online, cada euro que te gastas en la máquina de vending, cada propina que das en el restaurante. SÍ ¡TODO!

Puede parecerte exagerado, pero sobre todo al principio, recomiendo apuntarlo todo todo.

Te explicaré como hacerlo paso a paso en los siguientes puntos.

 

Elige tus categorías de gasto

En primer lugar, empezaremos con una tarea muy fácil: selecciona tus categorías de gasto. Coge un trozo de papel y anota cada tipo de gasto que puedas tener. Agrupa categorías en función a temáticas o similitudes y sé tan específico o general como desees.

Es posible que algunas categorías varíen dependiendo del momento de la vida en que te encuentres, pero para empezar, no te compliques demasiado. Te propongo algunos ejemplos básicos que pueden servirte como punto de partida:

  • Casa {hipoteca / alquiler, muebles, electrodomésticos, mantenimiento y obras}
  • Coche (seguros, gasolina, reparaciones, impuestos)
  • Comida (compras y comidas fuera)
  • Seguro médico (recetas, copagos, otros)
  • Utilidades (gas, electricidad, agua, tv, internet, teléfono)
  • Cuidado Personal (artículos de tocador, pelo, maquillaje, ropa, etc)
  • Regalos (Navidad, cumpleaños, aniversarios)
  • Viajes (transporte, alojamiento)
  • Otros (mascotas, niños, ocio)

Ahora, vamos a empezar a hacer el seguimiento de nuestros gastos.

 

Elije tu método de seguimiento

Hay un montón de maneras de hacer esto. He utilizado unas cuantas: papel y boli, Google Forms, Excel… y ahora también tienes aplicaciones que te ayudan a organizarte las finanzas coordinando tus datos con tu propio banco. No importa el sistema que elijas, el objetivo es el mismo.

Probablemente, la forma más fácil de comenzar sea con papel y boli. Yo te ofrezco este imprimible gratuito para que lo cuelgues en la nevera o lo tengas visible en el lugar que quieras.

Registro gastos

Así, cada vez que entres en casa después de comprar, podrás apuntarlo todo en ese mismo momento para que no se te olvide nada.

Guarda todos los tickets de compra y márcalos cada vez que los hayas registrado en tu hoja. Guarda los recibos, pero ten en cuenta el período de tiempo y si se trata de garantías. Me gusta guardar los recibos, pero no más de seis meses. La mayoría de los artículos no se pueden devolver después de ese período de tiempo, pero si estas dentro del periodo, te alegrarás de haber guardado el recibo por si querías devolverlo o hacer algún tipo de reclamación. Puede serte útil y ¡nunca se sabe lo que puede pasar!

Puedes utilizar el imprimible que te ofrezco para apuntar tus gastos o puedes suscribirte el Blog y recibir el archivo en Excel, mucho más elaborado y detallado. Puedes utilizarlos para realizar el seguimiento de cada euro que te gastes (algo que recomiendo) o simplemente para analizar áreas con problemas específicos.

¡Tú eliges!

 

Cómo registrar nuestros gastos

  1. Comienza con los recibos que tengas en la actualidad. Recopila todos los tickets que tengas arrugados en la cartera, escondidos en un cajón e cualquier lugar y apúntalos en la categoría que le corresponda. Los gastos de este mes no te proporcionarán una visión completa de la situación de tus finanzas personales, pero no desesperes, lo importante es empezar a hacerlo.
  2. Si un recibo no sabes dónde clasificarlo, por ejemplo, en el ticket de la farmacia compraste medicinas y cosméticos, puedes mantenerlos en la misma fila, o desglosar los importes y clasificarlos en dos categorías. Por ejemplo, “medicinas” y “cuidado personal”.

Para las compras individuales que no tienen un recibo (como compras pequeñas en establecimientos minoristas), apúntatelo en un papel para que no se te olvide y luego lo trasladas a tu archivo.

A medida que desarrollas la rutina de seguimiento de todos sus gastos, podrás descubrir hábitos de gasto que no sabías que tenías. Por ejemplo, es posible que no te hayas dado cuenta del dinero que te gastas en el supermercado o el coste que tienen desayunar todos los días en el bar.

Este registro de gastos te proporcionará control y una imagen clara de tu situación financiera como nunca antes. Incluso si no continuas con el proceso y no creas un presupuesto real (lo cual, por supuesto, no recomiendo).

Sin embargo, puedes utilizar esta herramienta para disminuir ciertos gastos, pero para desarrollar una imagen precisa de tus finanzas personales, hace falta algo más que apuntarlos después de gastarlo. En el próximo post, te mostraré exactamente cómo tomar un enfoque proactivo para dejar de gastar demasiado en cualquier área de tu vida.

…Sí, ¡hablaremos de presupuestos! Yujuuuu!! 😀

***

¿Realizas el seguimiento de tus gastos? ¿Por qué si o por qué no?

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest