educación financiera en las escuelas

Todo el mundo dice que necesitamos más educación financiera en las escuelas, y que si la tuviéramos todo el mundo gastaría menos, ahorraría más y viviría el resto de sus vidas felices para siempre…

De niña nadie me contó la posibilidad de tener ingresos pasivos o ahorrar para la jubilación… (Quizás eran otros tiempos y lo de la jubilación parecía algo más seguro que hoy en día…)

Cierto es que mis padres me enseñaron algunas lecciones importantes sobre el dinero. Me enseñaron que trabajar no era suficiente y que ganar mucho no sería suficiente tampoco. Me enseñaron a guardar mis “pesetas” y a hacer planes para el dinero que ganaba.

Aunque,… no fue hasta que realmente comencé a trabajar cuando me di cuenta de la cruda realidad. De la importancia de saber gestionar bien tu dinero, de hacer un seguimiento de tus gastos y de tus ingresos, de tener un fondo de emergencia por lo que pueda pasar… Son muchas cosas que a las cuales nadie te prepara realmente.

O quizás, no nos lo han explicado y no han terminado de “engancharnos” con ciertas ideas. En mi juventud tan solo escuchaba hablar de finanzas en la televisión y casi nunca entendía bien lo que decían. Los conceptos eran complicados y no se adaptaban nada bien a mi propia realidad.

Por tanto, los ignoraba.

 

Educación financiera: asignatura obligatoria en las escuelas. ¡YA!

Hace casi cuarenta años, José Luis Sampedro, en su prólogo a la edición española del manual de economía de Samuelson, ponía de relieve la paradoja de que “el bachiller sale de las aulas conociendo, por ejemplo, lo que es la calcopirita, pero sin haber recibido la menor información de lo que es un banco. A pesar de que indudablemente es casi seguro que el flamante bachiller habrá de recurrir a algún banco durante su vida, siendo, en cambio, poco probable que le afecte algo relacionado con la calcopirita”.

Y ¡qué razón tenia!

Tuve muchas clases inútiles en las que «aprendí» cosas que nunca me ayudaron después de la escuela. En vez de eso, desearía que me hubieran permitido tener la oportunidad de aprender sobre las finanzas personales, pero ni siquiera tuve esa opción.

Recuerdo las clases de Economía del Instituto. Y recuerdo, solo eso, ir a clase, porque lo demás me parecía como si estuviera viendo otro telediario.

En vez de hablar tanto de débitos y créditos, me hubiera gustado que me hubieran contado como ser millonario o estrategias para no tener que trabajar siempre.

¡Eso sí que lo hubiera recordado! ;P

Aun queda mucho por hacer…

En otros países como Nueva Zelanda, Australia, Escocia, Brasil o Inglaterra, la educación financiera es ya una materia más en el plan educativo, con áreas de estudio en las que los escolares aprenden qué es el dinero, las transacciones, la planificación y la gestión, el riesgo y la diversificación o las perspectivas financieras.

En el 2008, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) pusieron en marcha un plan de educación financiera, que tuvo una primera «toma de contacto» en 2012 y que se desarrollará hasta 2017 su segunda fase de ejecución.

Por ello, pretendo aportar mi granito de arena y en el futuro quiero ofrecer a mis hijas una buena educación financiera para que vivan bien y sobre todo, tengan la libertad de elegir, libertad para viajar y libertad para pasar tiempo con su familia.

Su bienestar futuro, dependerá en gran medida, de ello.

 

Necesitas que se preocupen de sus finanzas. Pero, ¿cómo?

Las Finanzas suponen un concepto complejo para los niños.

Yo no soy una profesora, pero si lo fuera cambiaría los nombres de todos los cursos de Economía y los llamaría «Cómo ser rico» o “Como trabajar solo cuando quieras”.

Y ¿sabes por que?

Porque, en realidad, los niños no se preocupan por administrar su dinero y su educación financiera. Se preocupan por ganar dinero y divertirse. Sin más. A pesar de que la idea es que aprendan a manejar mejor sus finanzas, les proporcionaría la información de una forma más atractiva para ellos.

Después, les explicaría que en realidad no se trata de ser un millonario, sino más bien de lograr la libertad financiera para que no tengan que trabajar de nuevo y puedan hacer lo que quieran: Jugar a video juegos, leer, pintar, viajar, patinar todo el día, relajarse en el centro comercial. ¡Lo que quieran!

Por ejemplo, cambiaria la nomenclatura de ciertos términos para hacerlos mas entendibles y llamativos para los niños:

Dividendos -> Dinero libre

Nomina -> Que te llueva el dinero

Fondo de emergencia -> Fondo para putadas (los niños aman las palabrotas)

Ahorros -> Dinero de libertad (¿ves lo divertido que es?)

Pagar impuestos -> Te dejo seco

Seguimiento de tus finanzas -> Automatizar tus finanzas

Invertir -> Aumentar tu riqueza

Ingresos pasivos -> Gana dinero mientras duermes

Presupuesto -> ¿Cómo puedo gastar más en cosas divertidas?

Retirarse/Jubilarse -> Deja de trabajar cuanto antes

Interés compuesto -> Multiplica tu dinero sin mover un dedo

Etc…

Para obtener la atención de un niño o un joven, es necesario averiguar lo que los mueve por dentro. No me importa si está persiguiendo tortugas u obsesionando con sus videojuegos, o incluso si es un maestro del croché…

 Una vez que te centras en sus estilos de vida o aquello que les interesa, consigues que bajen la guardia y te presten atención. Nadie se despierta deseando hacer un presupuesto o planificar para su jubilación (que suena aburridísimo).

Tienes que adaptarlo a su propia realidad. De esta forma conseguirás que se comprometan.

No ha que agobiarles con conceptos e ideas, sino tratar de resolver todas sus dudas de forma clara.

Muéstrales ejemplos de que hay gente que hace las cosas de forma diferente. Que existe mucha información en internet y blogs de Finanzas personales (como este) que puede ayudarles a gestionar su dinero de forma amena 🙂

Conseguir un equilibrio es difícil, pero merece la pena el esfuerzo.

 

Más practica y menos teoría

Toda la educación financiera del mundo no significa nada si no te lleva a tomar medidas.

Por tanto, en lugar de ofrecerlas tareas hipotéticas, que no se adaptan bien a la vida real, obligaría a los estudiantes a hacer un seguimiento de su propio dinero. Incluso si no ingresan nada y solo tienen una pequeña paga al mes.

Les indicaría que construyeran sus propios sistemas, que tuvieran pequeñas cuentas de ahorro en el banco para obtener pequeños beneficios.

De esta forma, podrían ver como funciona el mundo real y aplicar todo lo que vayan aprendiendo.

Sería genial que nunca más se necesitaran blogs de Finanzas Personales para manejar nuestro dinero… ¡Todos tendríamos nuestro dinero en forma!

****

¡Tu turno! Te voy a asignar una tarea para esta semana: pasar 15 minutos enseñando a un niño o joven algo sobre el dinero. Podría ser cualquier cosa que quieras, pero , después vuelve aquí y comparte tu experiencia en los comentarios! ;P

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest