consecuencias_opt

Casi todos los aspectos de la vida requieren dinero.

Desde tu alimentación, la necesidad de casi todas tus necesidades requiere en mayor o menor medida de capital para solventarlas.

Por eso, llevar un adecuado control de tus recursos, de tus ingresos y gastos es indispensable para poder vivir mejor.

Para dejar de preguntarte por qué siempre vas tan apurado de dinero o por qué te cuesta tanto llegar a fin de mes.

Para dejar de observar tu cuenta corriente y pensar dónde se te ha ido el dinero.

Para dejar de pensar que la solución está en que tu jefe te suba el sueldo.

Para dejar de pensar en conseguir otra tarjeta de crédito para pagar tus gastos.

“El dinero toma más control sobre tu vida cuando no lo tienes, que cuando lo tienes”.

Muchos de nosotros hacemos planes para nuestra vida, ya sea por algún evento, porque iniciamos un año nuevo o porque tenemos algún objetivo concreto. Y ¿crees que con las finanzas personales hay que hacerlo de forma diferente?

 

Si no controlas ni planificas tus finanzas…

Gastarás más de lo que ganarás: Si gastas más de lo que ganas estás creando deudas y las deudas te saldrán muy caras. Cada vez estarás más hundido en el hoyo. Al gastar más de lo que ingresas utilizarás el crédito para financiar tus gastos, y hará que tu deuda crezca mes a mes. Si no lo paras se creará un agujero muy grande en tus finanzas.

No sabrás en qué te gastas el dinero: Si no sabes dónde va tu dinero, quizás te lo estés gastando en cosas superfluas, en vez de gastarlo en aquellas cosas que realmente son importantes para ti. Si no tienes un registro de tus gastos, si no controlas como sale tu dinero será difícil que puedas conseguir tus obejtivos. No aprovecharás las ofertas y quizás gastes más dinero del que debes.

No ahorraras: Pagarás primero a los demás y después a ti, en vez de hacerlo al revés. No podras invertir ni hacer crecer tu dinero y que él trabaje para ti. “Un active (inversión) coloca dinero en tu bolsillo, pero un pasivo (gasto) saca dinero de tu bolsillo”.

Creerás que tus finanzas son responsabilidad del Gobierno o de tu jefe, que no te sube el sueldo: Dejarás tu vida en manos de otros, vivirás a la deriva y bajo los deseos de los demás, en vez de tomar las riendas de tu vida y hacer lo que realmente quieres. Aceptarás condiciones abusivas y sueldos bajos, solo porque no te queda otra. No te verás como el responsable de tus ingresos y te sentirás indefenso en un mundo hostil, pensando que eres una víctima del sistema.

Te endeudarás, porque no tienes dinero suficiente para todos tus gastos. Vivirás ahogado y con una mentalidad de escasez. Todo te parecerá difícil e inalcanzable, y creerás que no tienes todo lo que necesitas para vivir bien. Pedir créditos se convertirá en un hábito y utilizarás el crédito para financiar todo lo que quieres y para adquirir pasivos, empeorando tus finanzas personales poco a poco.

Harás compras innecesarias: Llevar el control de tus finanzas te hará una persona más ordenada y sabrás en todo momento lo que tienes y lo que necesitas. Tendrás claros tus objetivos y te planificarás para conseguirlos. De esta forma, evistarás de forma sistematíca aquello que no te conduzca al éxito y por tanto, no te gastarás dinero en cosas que realmente no necesitas.

Te olvidarás de tu ser con tal de tener: El dinero no lo es todo y debes saber que las cosas importantes de la vida puedes hacerlas sin gastar ni un euro.

Vivirás al día sin preocuparte de tu futuro y tu vejez: La consecuencia de esta situación es que estarás metido en lo que Robert Kiyosaki llama la rueda de la rata, trabajas, ganas, gastas y vuelta a empezar. Sin darte cuenta pasan los años y cada vez se hace más difícil, tienes más responsabilidades, más gastos y como no has establecido metas, sigues girando y girando en esa rueda. No estás preparado ni protegido ante situaciones imprevistas.

Creerás vivir como un rico sin serlo: Es bueno pensar y actuar como si fueras rico pero no puedes gastar como un rico, sin tener ingresos de rico. Si no controlas tus finanzas, no podrás crear riqueza.

No aprenderás sobre finanzas: Si no te preocupas de tu dinero ni de aprender sobre finanzas, perderás oportunidades y conocimiento para evaluar y crecer más. Te convertirás en un consumidor impulsivo y poco inteligente, no podrás decidir mejor sobre lo que quieres que dinero haga por ti ni adquirirías más conocimientos sobre productos y servicios.

No llevaras una vida sana: No controlar tus finanzas, puede tener efectos colaterales sobre tu salud. El estrés que te producen las deudas, no te dejarán dormir, no podrás elegir un trabajo mejor, solo porque necesitas ese dinero, aceptarás situaciones abusivas y esto mermará tu autoestima y tu bienestar. Lo cual, aumentarán tus visitas al médico y el gasto en medicamentos.

***

En realidad, si no tomas el control de tu dinero, ¿sabes lo que pasará?…

Absolutamente nada.

No habrá una alarma que suene ni que te obligue a tomar el control. Sin embargo, verás como la vida pasa y no consigues tus objetivos. Será un efecto que te minará a lo largo de los años…

Si no controlas tu dinero, tu dinero te controlará a ti. Esa es la verdad.

El dinero no debe decidir sobre tu vida, sino que debe ser un medio para conseguir vivir la vida que quieres.

Y recuerda, si no tomas el control, NADIE lo hará por ti.

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest