se feliz-gasta menos ahorromania

En un post anterior, escribí sobre una regla simple para ayudarte a recuperar el control de tu presupuesto.

Alquila más. Posee menos

Esto no es un mantra universal que pueda aplicarse a todo el mundo. El alquiler no siempre es mejor que ser propietario. Pero ser dueño de algo grande y costoso te expone a gastos inesperados, como mantenimiento, seguro, reparaciones, etc.

Aunque dependiendo de quién seas, siempre hay formas de mitigar esos costes inesperados. Por ejemplo, puedes ser un “manitas” y arreglar una ventana rota o el embrague del coche por tu cuenta, o quizás, seas un agente inmobiliario, y entiendas las matemáticas financieras lo suficientemente bien como para detectar una propiedad infravalorada.

Pero si tu caso es otro y necesitas contratar a un experto cada vez que algo sale mal, entonces ser dueño de esa cosa tan grande y costosa te arruinará y es mejor que alquiles.

El objetivo de hacer esto, incluso si aumentan los costes iniciales, es que te permite retomar el control sobre tus gastos.

Si tus gastos se ven así…

6 Ahorromania

…estás constantemente en estado de pánico mientras corres apagando incendios. Pero una vez que vendes esa cosa grande y costosa y la alquilas, conviertes ese patrón de gasto en este…

5 Ahorromania

Una cantidad constante y predecible de gasto básico que realmente no fluctúa, y queda salpicado de lujos ocasionales como vacaciones, masajes o lo que quieras. Esto es importante, porque el supuesto propietario,  emplea todo su tiempo en apagar incendios, mientras que el alquilado está feliz, relajado y sentado junto a la piscina comiendo un helado ;P

Es decir, no puedes planificar tus finanzas a largo plazo si estás en un estado de crisis constante. Salir de ese círculo vicioso, sería el primer paso.

Después de eso, podemos seguir con la siguiente fase a la tranquilidad financiera, que es…

Gasta menos. Se feliz.

 

El gasto no siempre proporciona felicidad

Me gusta mucho registrar mis gastos y tiendo a ver el dinero como un revoltijo insensible de números en una hoja de cálculo, pero la verdad es que el dinero es emocional. Es uno de los temas más emotivos que existe, junto con el sexo y la religión.

Es la principal causa de divorcio, y eso se debe a que diez personas pueden ver la misma hoja de cálculo y tener diez reacciones completamente diferentes. ¿Cierto o no?

Este es el motivo.

El gasto básico general se parece a un gráfico de barras monolítico gigante, pero en realidad está en capas, así:

3 ahorromania

La Zona Verde

La Zona Verde es lo que me gusta llamar la “Zona de gastos derrochadores“.

Esta es la región del gasto que no agrega nada a tu bienestar. Se trata del gasto excesivo que las personas incorporan a su presupuesto, generalmente, de forma involuntaria.

Por ejemplo, los tickets de parking o las comisiones bancarias. Cuando te cobran 25€ al mes en comisiones, ¿ese gasto aumenta tu felicidad? ¡Por supuesto no! En todo caso, tiene el efecto contrario.

Encontrar y recortar el gasto que está en tu zona verde es gratis, ya que no afecta nada a tu felicidad. Entonces, cuando reduces el gasto de la zona verde, tu nivel de felicidad se ve así.

4 ahorromania

¡Sin impacto!

Ejemplos de esto pueden ser:

  • Hacer la compra en El Corte Inglés o en Mercadona. Los mismos artículos, precio más bajo.
  • Cambiarte de banco a uno que no te cobre comisiones.
  • Mantener tu bolso hasta que se rompa, en lugar de comprar uno nuevo cada temporada.

Te sorprenderías de cuántos de estos gastos se acumulan con el tiempo si no tienes cuidado y cortarlos no requiere, absolutamente, ningún sacrificio.

 

La Zona Amarilla

La zona amarilla, o lo que me gusta llamar el “Jacuzzi de gasto“. Se trata del gasto que te proporciona cierto grado de disfrute, y si lo eliminaras sentirías una caída temporalen tu felicidad.

Sin embargo, la palabra clave aquí es TEMPORAL.

Reducir este gasto implica algunas concesiones y sacrificios. Sí puede ser doloroso al principio, pero este tipo de reducción del gasto es como subir la temperatura en una bañera de hidromasaje. Puede doler al principio, pero después de un tiempo, te acostumbras, y luego simplemente dejas de notarlo.

Así que cuando cortas el gasto en tu Zona Amarilla, tus niveles de felicidad bajan de forma temporal, pero después de un tiempo, se recuperan gradualmente a medida que te acostumbras.

Así:

5 ahorromania

Algunos ejemplos de esto pueden ser:

  • Comprar cerveza en el supermercado en lugar de en un bar
  • Caminar/andar/ir en bicicleta/en transporte público al trabajo en lugar de conducir
  • Cocinar en lugar de comer fuera

Recortes como estos duelen al principio, pero después de un tiempo te acostumbras y se vuelven algo normal. Tienes que experimentar, descubrir qué funciona para ti y sobre todo, hacerlo poco a poco.

Si tratas de recortar todo al 50% cambiando 5 cosas a la vez, tu felicidad caerá en picado y te rendirás.

En este caso, la clave está en ser lento y constante.

 

La Zona Roja

La Zona Roja, o lo que me gusta llamar la “Zona del Dolor“.

Se trata de los gastos esenciales para tu felicidad. Si tuvieras que ir por dejado de este nivel de gasto, tu felicidad se reduciría enormemente.

Se vería así:

6 ahorromania

Esto no es divertido y probablemente provocará que abandones y regreses a tu nivel original de gasto.

Te desalentarás y frustrarás.

Algunos ejemplos de esto, pueden ser:

  • Reducir tu presupuesto en comida y pasar los días comiendo pasta y arroz
  • Mudarte con tus padres/suegros para ahorrar dinero

A diferencia de los cortes de la zona amarilla, nunca te acostumbras a estos. Eventualmente, el dolor en la zona roja se vuelve demasiado difícil de soportar y se revierte a sí mismo, a veces incluso gastando más que antes para compensar el dolor que se sufre.

Esto es malo, y cortar en la Zona Roja nunca funciona a largo plazo.

 

Todo se trata de ti

Aquí está el truco de las diferentes zonas rojas, amarillas y verdes. Son diferentes para cada persona.

Lo que para uno es un artículo de gasto de zona verde o zona amarilla, para otra persona lo es de la zona roja.

Por ejemplo, para mí no es una prioridad ir a la última moda. No es algo que aporte nada a mi felicidad. Por eso, no me compraría un bolso o un traje mucho más caro de lo que pueda pagar, simplemente por el hecho de presumir ante los demás. Aunque para algunas personas, esto sea un factor que influya en su grado de felicidad.

Si tenemos en cuenta algo que este dentro de nuestra zona roja, eso sería la comida. Para mí una buena alimentación es crucial para ser feliz. Mens sana in corpore sano, ¿no?

 

La Zona Roja falsa

Sin embargo, lo más difícil de las finanzas personales es reconocer lo que realmente son los de la Zona Roja y los que no. Muchas personas creen que su zona roja se parece a esto:

7 ahorromania

Su zona roja, es decir, la cantidad que deben gastar para tener un nivel normal de felicidad, siempre parece ir más allá de lo que están gastando actualmente.

Y a veces, esto es real.

Si tus ingresos están por debajo del umbral de pobreza y tus necesidades básicas de comida y refugio no se cumplen, entonces esto es absolutamente cierto y un ENORME problema.

Pero si estás leyendo este blog en un ordenador portátil mientras tomas un café con leche en el trabajo, entonces probablemente no estés en esta situación.

Entonces, ¿por qué estas personas piensan que su Zona Roja es tan alta?

Por esto.

8 ahorromania

Su nivel de felicidad está constantemente por debajo de la felicidad “normal”, lo que significa que están constantemente estresados ​​e infelices. Entonces miran su Zona Roja, concluyen que sus gastos no son suficientes para alcanzar ese nivel, y se deprimen.

Luego, deciden trabajar más, aspiran a un puesto más alto y mejor remunerado. Todo para aumentar su nivel de gasto inicial pensando que eso los hará felices. Entonces lo hacen, y durante un tiempo parece que esto funciona, pero pronto vuelven a caer en ese patrón de frustración e infelicidad, y concluyen que sus gastos todavía no están cumpliendo con los requisitos de la Zona Roja.

Todo por ese nivel de felicidad constantemente bajo. Pero aquí está el gran secreto en finanzas personales. ¿Sabes quién más tiene el mismo patrón de baja felicidad? Este chico/a.

6 Ahorromania

Es la persona que posee demasiadas cosas caras y constantemente tiene que correr cuando las cosas se rompen. Esta persona es infeliz permanentemente y cree que el problema de su infelicidad es que los requisitos de la Zona Roja no se cumplen. En vez de pensar que el problema está en que tiene demasiadas cosas. Cae irremediablemente en la trampa de la “Zona roja desbocada“.

Esto puede tratarse de un pensamiento hedonista, donde se asocia el placer con los bienes. Por eso, a medida que una persona gana más dinero, las expectativas y los deseos también aumentan, pero no da como resultado una ganancia permanente de felicidad.

Ciertamente “las posesiones no te hacen feliz“. Aunque tampoco significa que para ser feliz haya que vivir  en el desierto como un monje… Nada que ver.

Pero lo que SI es la clave de la INfelicidad es confundir esto …

6 Ahorromania

Con esto…

8 ahorromania

El verdadero camino hacia la felicidad

Alquila más. Posee menos

Al hacer esto, eliminas las fuentes del gasto de emergencia y por lo tanto, la fuente de frustración y pánico de tu vida. En cambio, lo reemplazas por los gastos básicoscon lujos ocasionales. Incluso si esos gastos básicos aumentan en mayor medida que antes, tus niveles de felicidad se normalizarán porque los “gastos de emergencia” desaparecerán. Sustituyéndolos por “gastos de derroche” que aumenta la felicidad.

Deshazte de la Zona Verde

Encuentra y elimina todo el gasto de la Zona Verde que puedas. Todo ese dinero desperdiciado que no hace nada para mejorar tu felicidad. ¡Toma eso, estúpidas comisiones bancarias!

Poco a poco elimina la Zona Amarilla

Este proceso puede llevarte meses o incluso años. Poco a poco, trata de eliminar algún gasto y observa si el dolor por la pérdida se va.

Si lo hace, ese gasto de la Zona Amarilla puedes dejarlo marchar de manera segura sin que afecte a tu felicidad a largo plazo.

Si no es así, ese gasto es importante y tendrás que colocarlo en la Zona Roja.

Con tiempo y constancia, descubrirás que muchos de los elementos que PENSABAS que eran imprescindibles, en realidad, no lo eran  tanto.

Observa como tus ahorros aumentan  

Una vez que elimines suficientes gastos de la Zona Amarilla, ahorrarás mucho dinero.

En la mayoría de los casos no se trata de ganar más dinero. Si no de darte cuenta de lo que realmente es importante para ti.

Si averiguas dónde está tu Zona Roja real y reduces tus gastos a ese nivel, descubrirás que puedes gastar mucho menos de lo que gastabas antes y seguir feliz (o tal vez más, ya que los gastos de emergencia se ha ido). Además, de que tu nivel de ahorro aumentará de forma exponencial.

 

Para resumir:

  1. Alquila más. Posee menos
  2. Deshazte de tu Zona Verde (gastos que no aportan nada)
  3. Eliminar gradualmente la Zona Amarilla (gastos que crees importantes, pero en realidad no)
  4. Observa cómo crecen tus ahorros
  5. Alcanza la libertad financiera

 

Y eso, amigos míos, es como:

Se gasta menos. Se es feliz 🙂

***

¿Te unes al reto? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest