libertad financiera ahorromania

¿Qué es lo que quieres de verdad? ¿El dinero que estás persiguiendo, o los SENTIMIENTOS que crees que el dinero te pueden dar?

Muchos de nosotros creemos o imaginamos, que el dinero nos llevará a un punto en el que finalmente nos sintamos libres, seguros, vivos y alegres.

Pero la verdad es que puedes sentirte bien ahora mismo. Sin importar tu nivel de riqueza.

¿Por qué esperar a ser feliz?

¡Sí! Yo también he caído en esa trampa muchas veces. Después de todo, la mayoría de los gastos que realizamos son emocionales. Sé que no es fácil, pero merece la pena intentar no dejarse llevar por nuestras emociones.

Quizás, el dinero no sea la respuesta a lo que realmente estas buscando.

Ser feliz con lo que tienes, sí.

Si no eres feliz, no importa el dinero tengas porque seguirás sintiéndote insatisfecho. Persigues las cosas equivocadas.

Cuando estás feliz, te sientes bien independientemente del dinero que tengas. Estas en el lugar correcto y disfrutas de la vida, no persiguiendo cosas que no tienes.

 

La clave de la libertad financiera

Valora lo que ya tienes.

Cuando estás contento con lo que tienes, tus valores están alineados con tu propósito. Te encuentras donde debes estar y no estás atrapado en el círculo vicioso de la escasez.

Todos tenemos necesidades y deseos. Siempre habrá algo que quieras y no puedas tener ahora mismo. Además, puede que cuando llegues a ser rico, no sea lo que esperabas. Puede que te encuentres con problemas con los que no habías contado.

En cada situación siempre existen nuevos retos y obstáculos que superar, por muy deseable que te parezca en un principio.

Así que no te engañes a ti mismo pensando que «una vez que ganes seis cifras al año, tendrás suficiente dinero para hacer aquello que deseas y finalmente sentirte libre”.

En realidad, nunca te sentirás libre hasta que te sientas satisfecho con lo que tienes en este preciso momento.

No quiero que pases el resto de tu vida luchando por hacer algo cuando puedes hacerlo ahora mismo.

Tranquilo, sé que puede haber cosas que deseas o necesitas conseguir desesperadamente y no pueden suceder ahora mismo, pero no pasa nada.

Encontrarás el camino.

 

El descontento y la envidia van de la mano

Seguro que te suena la siguiente escena.

Todos conocemos a alguien que tiene ESO que tú no tienes y que tanto quieres: dinero, amor, una pareja, amigos, tiempo, éxito, un buen trabajo, etc, etc.

Cuando lo ves, no puedes dejar de sentirte mal por no ser o tener lo que él o ella tiene. ¿Qué tendrá esa persona que tu no tengas? De repente, empiezas a sentir una auténtica avalancha emocional y un aluvión de pensamientos te dejan bloqueado. Lo peor de todo es que, por mucho que lo intentas, no puedes hacer nada para cambiar cómo te sientes. Estás a merced de la envidia.

La envidia no es mala. La envidia puede aportarte una información importantísima sobre ti y sobre tu vida. Porque si sientes envidia, ya tienes la prueba irrefutable de que no estás a gusto con quien eres, tienes la muestra inequívoca de que no te aceptas como eres.

Y lo sé porque lo he sentido muchas veces.

La envidia nace de la Mentalidad de Escasez

La envidia siempre surge con la comparación de uno mismo con los demás. De tener una mentalidad de escasez.

La mentalidad de escasez tiene que ver con la sensación de que no hay suficiente para ti en el mundo. Que no tendrás suficientes clientes, no tendrás suficiente dinero, no tendrás suficiente amor. Vamos, que eres una persona a la que no pueden sucederle cosas buenas.

Por eso, la próxima vez que sientas envidia, MIRATE AL ESPEJO, y pregúntate:

  • ¿En qué me estoy conformando?
  • ¿Hay algo que haya querido conseguir por lo que no he hecho nada?
  • ¿De verdad no puedo tenerlo?
  • ¿De verdad quiero tenerlo?
  • ¿De qué tengo miedo?

Las respuestas quizás te sorprendan… 🙂

Recuperar el control sobre tu vida y tus finanzas, es clave para encontrar la paz.

Ganar más dinero está sobrevalorado. Si algo está en nuestra lista de objetivos, pero estamos seguros de que lo podemos alcanzar, nos da igual que otro lo tenga.

Hay que tener la mentalidad adecuada.

Por tanto, alinearte con tus valores, trabajar aquello que no te guste y practicar el agradecimiento, te dará la llave para conseguir todo lo que te propongas.

Y sobre todo, sentirte libre.

***

En realidad, la felicidad es un músculo que hay que entrenar. ¿Qué consejo le darías a alguien que está luchando por buscar la felicidad?

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest