Menos es más. Coco Chanel

Siempre me ha gustado tener ropa. Para mí era algo imprescindible cambiar de modelo cada temporada. He llegado a tener cosas colgadas en el armario durante años con la etiqueta puesta y al cabo del tiempo encontrármelas, de repente, sin haberme acordado de que estaban ahí…

Cada mañana era una odisea. No tenía ni idea de qué ponerme y me pasaba un buen rato delante del armario intentando decidir la mejor opción. Esto me provocaba mucho estrés y me retrasaba mucho a la hora de salir de casa.

Cuando me cambié de casa me di cuenta de la cantidad de cosas que guardaba. Muchas de ellas, hacía años que no me las ponía.

Más tarde, cuando tuve a mi hija, el espacio se redujo aún más y de nuevo, hice limpieza de las cosas que ya no utilizaba. Además, el tiempo que tenía también era limitado y debía optimizarlo al máximo.

Sin darme cuenta, inicié un proceso que me transformó por completo. Desde entonces, he aprendido a comprar ropa de forma más consciente y sobre todo, a no ocupar mi vida con cosas que no necesito.

Ahora tengo un armario sencillo, versátil y con las cosas que más me gustan. He simplificado mi armario y mi vida 🙂

 

Casos de éxito

Existen numerosos ejemplos de personas importantes que tienen un armario minimalista y dedican sus esfuerzos en otras cosas más importantes. ¿Será ese el secreto de su éxito?…

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ha declarado en varias ocasiones que él usa la misma playera todos los días porque prefiere gastar esa energía en tomar decisiones más importantes.

Steve Jobs, el genio de Apple no se preocupaba por la ropa que usaba. Su atuendo era siempre el mismo.

Barack Obama, regularmente viste trajes grises o azules (es rarísimo verlo de otro color, aunque lo hace). «No quiero tomar decisiones sobre lo que estoy comiendo o vistiendo. Porque tengo demasiadas decisiones que tomar«, afirma.

Albert Einstein. Su segunda esposa, Elsa Einstein, presuntamente lo mantuvo en trajes bien cortados. Sin embargo, a medida que envejecía, él mostró una predilección hacia las camisetas de algodón y las sandalias.

Christopher Nolan, hace mucho tiempo decidió que era un desperdicio de energía elegir qué ponerse cada día.

Matilda Kahl, directora de una de las agencias de publicidad más prestigiosas de Nueva York se cansó de la ceremonia de elegir el conjunto apropiado. Así que buscó un look que le valiera en lo venidero para todas las mañanas, hubiera o no citas importantes. Un pantalón negro, una camisa blanca adornada con una sencilla cinta y una cazadora de cuero han sido sus aliados cada mañana de oficina durante más de 720 días.

Angela Merkhel, casi siempre utiliza el mismo atuendo, pero en diferentes colores.

Varias personas alrededor del mundo han aceptado el reto de vivir con tan solo un vestido durante un año (The Uniform Project): Das kleine Blaue (2010), The Little Brown Dress y One Dress Project.

 

Algunos consejos para tener un armario minimalista

Guarda solo lo que te pongas realmente

¿Te pones todo lo que tienes? Si no, ¿por qué lo guardas? Esto ocupa en tu armario un espacio innecesario.

¿No sabes qué conservar y de qué deshacerte? Para empezar tienes que ordenar tu armario. Después, divide tu ropa en 4 pilas distintas: para tirar, para donar, para reparar y para guardar. Tira, dona o vende las dos primeras pilas, lleva a reparar la tercera y guarda la cuarta.

Después, con aquello que conserves, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Todavía se puede usar? ¿Está roto, desgastado, descolorido?
  • ¿Me queda bien?
  • ¿Me siento bien con ello?
  • ¿Cuándo es la última vez que me lo puse? ¿Fue hace menos de dos meses?
  • ¿Tengo pensado ponérmelo en algún evento?
  • ¿Lo necesito?

Si contestas «no» a cualquiera de estas preguntas, dona o recicla la prenda directamente. Continua con el proceso hasta que te quedes solo con la ropa que realmente quieres.

 

Mezcla y combina

Nunca compres algo que sólo puedas usar con una sola prenda. Si es posible, compra sólo artículos que puedes usar con casi todos los demás elementos de tu armario.
Tu vestuario minimalista no tiene por qué ser aburrido. Puedes mezclar y combinar diferentes elementos para crear un look nuevo cada día.

Uno accesorio puede marcar una gran diferencia en tu look y complementar tu fondo de armario de una forma asombrosa. Lo mejor de todo es que la mayoría de los complementos pueden ser muy baratos o incluso puedes crearlos tú mismo.

Por ejemplo, un pañuelo o una bufanda parecen elementos simples, pero existen muchas formas de ponérselas. Aquí tenéis un video de Issasaweis con muchos ejemplos:

Es muy importante saber cuáles son tus colores favoritos, ya que en función de ellos tendrás que elegir la ropa con la que te quedarás. Piensa que tendrás que combinarlos con el resto de ropa y que te sirvan para cualquier ocasión. Los colores que nunca fallan son los básicos: blanco, negro, camel o azul marino.

Está claro que cada persona tiene unos gustos diferentes, pero existen ciertos clásicos que pueden combinar mejor entre ellos. Te propongo algunos ejemplos:

Ellas

  • Bolso: Uno negro y uno camel. Con ellos no habrá modelo de ropa que no combine.
  • Calzado: Stilettos negros van con todo, vaqueros o vestido; o manoletinas para las que no le gusten los tacones…
  • Camisa y camiseta: Blanca o granate.
  • Pantalón: Vaquero (ni rotos ni desgastados); un pantalón negro, blanco o azul marino.
  • Falda: Negra con algo de vuelo o recta y por encima de la rodilla.
  • Abrigo: Negro, camel o gris, de paño negro recto, a la altura de las rodillas.
  • Blazer negra.
  • Complementos: Un pañuelo estampado o un collar que te guste.

Ellos

  • Traje: Azul marino, gris o uno de raya diplomática.
  • Camisa y camiseta: Blanca y azul.
  • Corbata: Lisa y de color granate o azul de toda la vida con las rayas en diagonal.
  • Pantalón: Vaquero y el clásico pantalón chino camel o gris o azul marino.
  • Calzado: Unos de vestir y unas zapatillas.
  • Abrigo: Parka azul marino, camel o gris.

 Conclusión

Tener un armario minimalista no sólo ahorrará dinero (¡cuánta menos ropa compres, menos gastarás!), sino que también ayudará a simplificar tu vida. De hecho, es preferible tener pocas cosas que te encanten y con las que te sientas bien, que un armario lleno de ropa que no te gusta mucho, no combinan muy bien entre ellas, y no te las pones desde hace meses.

Sé que al principio puede parecer raro, pero te resultará muy fácil vestirte por la mañana cuando sólo tienes unas pocas cosas donde elegir.

¡La cantidad de tiempo que te ahorrarás cada mañana! ¡Cuánta agua y energía vas a ahorrar por tener que poner sólo una lavadora a la semana! ;P

 

¿Quieres profundizar más?

Te recomiendo la Guía del Armario Minimalista” de Valentina Thörner da Cruz

***

¿Qué opinas sobre tener un armario minimalista? ¿Le ves ventajas? ¿Y desventajas? ¡Espero tus comentarios!

 

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest