la vida de tus sueños ahorromania

El dinero es importante. Después de todo, hay facturas que pagar, cosas para las que ahorrar, niños a cargo, y todo eso cuesta dinero.

Entonces, por supuesto, te importa tomar buenas decisiones financieras.

Pero lo que realmente quieres es poder hacer las cosas que te gusta hacer y no sentirte agobiado o estresado por el dinero cuando lo haces.

En otras palabras, realmente no te importa el dinero por sí solo. Simplemente te gustaría que el dinero no te estrese o interfiera en el camino de la vida que deseas vivir.

Si realmente quieres usar tu dinero de forma consciente para construir una vida mejor, tendrás que descubrir qué es lo que realmente quieres en la vida y cómo establecer metas financieras que te lleven allí.

Aquí te explico un proceso de 8 pasos para conseguir justamente eso.

 

Paso 1: Visualiza tu vida feliz

Dedica entre 15 y 30 minutos a sentarte solo, sin interrupciones, e imagina que en un futuro cercano estarás viviendo una vida feliz. No me refiero a 40 años después, cuando ya seas viejo, sino, unos años en adelante, quizás cinco.

  • ¿Dónde estás? ¿En la ciudad o en el campo? ¿En una casa o un apartamento? ¿Cómo son tus vecinos?
  • ¿Cómo es tu vida familiar? ¿Estás casado? ¿Soltero? ¿Tienes hijos? ¿Has adoptado? ¿Qué hacéis para divertiros? ¿Cómo es un día normal en tu casa?
  • ¿Quiénes son tus amigos? ¿Con qué frecuencia los ves? ¿Qué tipo de actividades hacéis juntos?
  • ¿En qué trabajas? ¿En qué tipo de proyectos participas? ¿Cómo está tu trabajo ayudando a hacer del mundo un lugar mejor? ¿Cuánto tiempo pasas trabajando?
  • ¿Cuáles son tus aficiones? ¿Cómo te relajas? ¿Qué te mantiene con energía y motivado? ¿Podría alguno de estos hobbies convertirse en un negocio?

Deja que tu mente divague mientras te haces estas preguntas. No establezcas límites ni etiquetes nada como “poco realista“. Piensa solo en cómo sería tu vida feliz.

 

Paso 2: Visualiza y escribe

Un par de días más tarde, después de dejar que esos pensamientos se asienten y vuelvan a su rutina habitual, repite exactamente el mismo proceso. Esta vez, escribe las cosas mientras piensas en ellas. Todo lo que sea parte de la imagen que formes en tu cabeza debes escribirla en papel.

Esta es la lista que se convertirá en tus objetivos.

 

Paso 3: Prioriza

Ahora es el momento de poner esta lista en algún tipo de orden de prioridad. Necesitas alguna forma de determinar qué objetivos son los más importantes y los que vale la pena trabajar primero.

Así que enumera cada elemento o agrúpalos como prioridad alta, media y baja; lo que funcione mejor para ayudarte a tener una idea de qué partes de tu visión son más importantes para ti.

 

Paso 4: Háblalo con tu pareja

Si tu pareja también ha hecho los tres pasos anteriores, podéis reuniros y hablar sobre ello. Si tienes niños mayores, puedes invitarlos a esta discusión también.

Es un proceso muy divertido. Después de todo, estás hablando de la vida que queréis construir juntos y de todas las posibilidades involucradas, ¡y eso es emocionante! Si en algún momento esta conversación comienza a parecer una tarea ardua, déjala y vuelve otro día, cuando todo el mundo esté de humor.

Pero también puede ser un proceso difícil. No importa cuánto os queráis, sois personas diferentes y es natural que cada uno tenga ideas distintas de lo que queréis en la vida. Y esas diferencias pueden causar algún conflicto.

Así es cómo abordaría esto, al menos en la primera ronda:

  1. Enfócate primero en aquello que tengáis en común. Estos objetivos hay que priorizarlos en primer lugar.
  2. Para cualquier objetivo que tenga su pareja y tú no, intenta escuchar POR QUÉ es importante para ellos y déjalo así. Escuchar y entender es el primer paso.
  3. Más adelante, volverás a revisar este proceso, por lo que si hay objetivos o planes en los que realmente no estás de acuerdo, lo dejaría estar por el momento. Enfócate en las prioridades que ambos consideréis importantes como una forma de comenzar.

En este post te doy más información sobre cómo hablar de dinero eficazmente con tu pareja.

 

Paso 5: Reconoce lo que no está en tu lista

Este es uno de mis pasos favoritos.

Es obvio que es importante establecer prioridades, pero es igualmente útil determinar las cosas que NO SON importantes para ti. Al reconocer que algo no es importante, puedes quitarle tiempo, dinero y energía y dedicar esos recursos a concentrarte en las cosas que realmente te importan.

Como ejemplo personal, hace unos años me di cuenta de que ir a la moda ya no me importaban tanto como solía hacerlo (puede sonar tonto, pero fue algo difícil de admitir). Eso significaba que ya no sentía que necesitara comprar tantas cosas, lo que significaba que podía dejar de gastar tanto dinero sin perder realmente nada que verdaderamente valorara.

Eso liberó algo de dinero cada mes que ahora invierto en otras cosas, como por ejempli los viajes, lo que facilita hacernos varios viajes familiares al año. Nunca hubiera podido hacerlo si no hubiera reconocido intencionalmente que las compras ya no formaba parte de mi visión de vida.

Cambiar los gastos de las cosas que NO imaginaste como parte de tu vida ideal te dará más dinero para las cosas que SI imaginaste.

 

Paso 6: Convierte las prioridades en objetivos SMART

Los objetivos SMART están claramente definidos de una manera que hace que sea más fácil y más probable que llegues a ellos. SMART es solo un acrónimo que explica las características que debe tener cualquier buena meta:

  • Specific (Especifico)
  • Measureable (Medible)
  • Actionable (Procesable)
  • Realistic (Realista)
  • Timely (Oportuno)

Básicamente, es una forma de tomar un deseo y convertirlo en un objetivo claro, para que puedas tomar medidas reales para lograrlo.

Por ejemplo, un deseo puede ser algo así: “Quiero comprar una casa dentro de unos años“.

Ese objetivo no es suficientemente específico. No se sabe lo que hay que hacer para comenzar y no hay manera de medir claramente el progreso en el camino.

Pero podrías convertirlo en un objetivo SMART reformulándolo de la siguiente manera: “Quiero tener  30,000€ en una cuenta de ahorro para la entrada de una casa en 5 años“.

Ahora que tienes una cantidad de dinero concreta como objetivo, un plazo de tiempo, un propósito y un lugar específico, ahorrarás el dinero. Puedes ir hacia atrás desde allí para calcular exactamente cuánto necesitas ahorrar Y puedes averiguar exactamente cómo vas progresando en el camino.

Por lo tanto, coge algunas de tus prioridades y haz todo lo posible para convertirlas en metas INTELIGENTES. Eso te ayudará a comenzar a…

 

Paso 7: Actúa

Puedes hacer todo el planeamiento del mundo, pero hasta que no actúes nada de eso valdrá para nada.

Y la verdad es que este suele ser el paso más aterrador. Tomar medidas abre la posibilidad de cometer todo tipo de errores vergonzosos, y el temor a cometer esos errores impide que las personas tomen medidas.

Déjame decirte algo: cometerás errores. Todos lo hacemos. He cometido muchos yo misma, algunos más de una vez, y continúo haciéndolo. Es solo parte del proceso.

Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es reconocer que los errores pasan, actuar de todas formas, y cuando cometas un error, simplemente haz lo mejor que puedas, aprende de él y sigue adelante.

 

Paso 8: Revisa periódicamente

Este no es un proceso de una sola vez. Tu vida cambiará, tus objetivos cambiarán y es importante reconocer esos cambios para que siempre estés alineado con la visión de tu vida ideal.

Una vez al año o cada 6 meses, revisar de nuevo todo el proceso y haz los cambios que necesites.

¿Cuáles son TUS mayores metas?

Puede sonar cursi, pero los objetivos que establezcas más arriba son la clave de tu éxito financiero. Porque cuando tienes una idea clara de lo que realmente quieres en la vida, podrás usar tu dinero para conseguirlo.

***

Entonces, ¿cuáles son tus mayores objetivos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! 😉

Pin It on Pinterest