Las reglas para prosperar financieramente no son diferentes de los principios de la supervivencia básica.

Nadie quiere solamente sobrevivir. Queremos tener éxito en todas las parcelas de nuestra vida. Pero a muchos de nosotros en nuestra infancia solo nos enseñaron tácticas de supervivencia financiera que ayudan a tener un nivel bajo de crecimiento financiero.

Tu propósito en la vida necesita dinero. Incluso tus relaciones más importantes lo necesitan. ¿Cómo de presente estás con tu familia y amigos cuando te sientes financieramente inferior? Un estado financiero pobre destruye tu confianza.

El dinero es algo tangible, real. Es uno de los pocos recursos que poseemos para crear un futuro exitoso para nosotros mismos. La forma en que lo manejamos es un reflejo de nuestros hábitos y de cómo nos movemos en cualquier otra faceta de nuestra vida. 

Algunos ejemplos de comportamiento modo “Supervivencia ON”, cuando se trata del manejo del dinero, serían los siguientes. 

1. Vives al día.

¿Vives agradecido por lo que tienes?(Prosperar). O, ¿vives solo para hoy y así te gastas el dinero? (Sobrevivir). Incluso si realmente no puedes permitírtelo:

¿Disfrutas de unas vacaciones de lujo con amigos?

¿Te tomas un café caro todos los días?

¿Comes en restaurantes a menudo?

Estas cosas pueden sonar como unas formas fabulosas de amarte a ti mismo, pero el hecho de entrar razones para gastar el dinero “como si no hubiera mañana”, no beneficia a tus finanzas en absoluto. 

Puede que te sientas bien durante un rato, o incluso algunos días, pero la infelicidad regresa inevitablemente. Mientras tanto, tu futuro financiero se vuelve oscuro.

Si no tienes suficientes ahorros para cubrir gastos  durante al menos seis meses, permaneces en el “modo supervivencia”.

Sal de ahí. Guarda lo que necesitas para un futuro mejor, y comienza ahora. 

“Alguien está sentado a la sombra hoy porque alguien plantó un árbol hace mucho tiempo”. – Warren Buffett

2. Buscas milagros

Desafortunadamente, las leyes naturales de las finanzas no se preocupan por nuestros sentimientos. Cuando estamos financieramente desesperados, queremos ver cambios grandes e inmediatos. He estado allí. Lo entiendo. Pero, la forma de salir del modo supervivenciaserá similar a la forma en que entraste, con pasos pequeños y productivos.

Si estás leyendo este artículo ahora mismo es porque tienes objetivos que cumplir.

Puede que no estés seguro de cómo administrar tu dinero, pero en general, tienes ambiciones. ¿Tienes altas expectativas? ¿Crees que debes conseguir el éxito financiero de la noche a la mañana? 

No te engañes. Creer que debes hacerlo todo ya, te generará dudas, miedo al fracaso y la presión para hará te rindas y vuelvas a tu zona de confort. 

En tiempos de incertidumbre financiera, tu mejor opción es esforzarte en dar pequeños pasos cada día de forma consistente en la dirección correcta. Esto te llevará mucho más lejos. 

Paga un poco más deuda cada mes.

Paga tus recibos a tiempo.

Invierte el 5% del dinero que te queda cada mes en algo que te interese. Un nuevo negocio. En educación para tus hijos. Unas vacaciones.

No tienes que ir a lo grande para lograr un futuro financiero diferente. Enfócate en lo que puedes hacer, y sigue adelante. Sé realista acerca de tus expectativas y, con el tiempo, lo conseguirás.

3. Inviertes poco

Imagen de las finanzas de un superviviente financiero: 

90% de gasto, 5% de ahorro, 5% de inversión

Imagen alguien con una buena salud financiera: 

40% de gasto, 10% de ahorro, 50% de inversión

¿Ves la diferencia?

Un superviviente gasta casi todo en un mes. No le queda nada. Da igual que él o ella ganen poco y vivan por encima de sus posibilidades; o que ganen mucho y gasten demasiado. No importa. El resultado es el mismo.

Una buena salud financiera se consigue gastando mucho menos de lo que gana e invirtiendo una cantidad tremenda, ya sea en sí mismo (por ejemplo, para formación o iniciar un nuevo negocio), o en otros activos (por ejemplo, en fondos indexados empresas o bienes inmuebles, por nombrar alguno). Ellos invierten en la vida. No gastan el dinero en cosas que no tienen nada que ver con su propósito.

“No guarde lo que queda después de gastar, sino gaste lo que queda después de ahorrar”. – Warren Buffett

Estos datos son orientativos y todo dependerá del lugar en el que vivas y de tu situación particular. Sin embargo, estás viviendo al límite y sin rumbo fijo, debes reequilibrar tu situación para llegar donde deseas. De lo contrario, solo estarás sobreviviendo.

4. Tu dinero no tiene trabajo

¿Qué quieres hacer con tu vida?Cierra los ojos por un minuto e imagínalo. Pregúntate…

¿Quieres vivir rodeado de riqueza o de pobreza? La mayoría de nosotros preferimos vivir en la pobreza. Nos mantenemos ignorantes acerca del funcionamiento del dinero y nos dejamos llevar. No trabajamos para lograr un equilibrio financiero. No hacemos sacrificios, y aunque creemos que estamos viviendo a lo grande, en realidad nos estamos preparando para vivir en la pobreza.

Aquellos que tienen buena salud financiera ven su dinero de manera diferente. Le asignan un trabajo especial. Sus finanzas están alineadas con su propósito. 

La creación de estabilidad financiera te permite hacer lo que realmente deseas, resolver los problemas con tranquilidad y dejar una marca en el mundo. Puedes invertir en ideas que no tienen una contraprestación a corto plazo o cambiar de trabajo si lo deseas. 

Cuando mueras, no te llevarás el dinero contigo. No se trata de acumular una gran cantidad, porque en tu último día, no te preguntarás, ¿cuánto dinero tengo? Si no, ¿qué hice con mi vida?

Administra tu dinero inteligentemente para que trabaje en la dirección que deseas. Mantente enfocado en aquello que amas, e inevitablemente habrá menos desperdicio financiero en tu vida. 

El dinero es una herramienta que nos permite prosperar. Para prosperar es necesario tomar decisiones difíciles, solo hay saber lo que quieres y perseverar para conseguirlo. 

***

¿Y tu?¿Vas a ser seguir siendo un superviviente financiero?

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest