escalera

La creación de riqueza no es algo casual.

Tampoco, es algo que se haga de la noche a la mañana.

Conseguir unas finanzas personales estables y que creen riqueza a largo plazo, requiere, simplemente, del desarrollo de unos buenos hábitos financieros. Tienes que ser capaz de mantener tu foco en el premio futuro que supone tener libertad financiera, estar dispuesto a sacrificar ciertas cosas en el momento actual y desarrollar unos buenos hábitos que te permitan llegar donde deseas.

He investigado este tema ampliamente en los últimos años con el fin de eliminar mis deudas, aumentar mis ahorros y la seguridad financiera de mi familia y he llegado a la conclusión de que los 10 hábitos que, sin duda, te permitirán crear riqueza son los siguientes:

 

  1. Automatiza el ahorro. Esta debe ser tu máxima prioridad, especialmente si aún no tienes un Fondo de Emergencia sólido. Programate una cantidad fija que se transfiera automáticamente desde tu cuenta corriente a su cuenta de ahorro, de forma que esta sea la primera “factura” que pagues cada mes. De esta manera, te fuerzas a evitar malos hábitos financieros, porque el dinero se trasfiere automáticamente sin que te de tiempo a pensar en nada más.
  2. Controla el impulso de gastar. Este es uno de los mayores problemas para muchos de nosotros. El impulso de gastar, comer fuera y las compras on line, provocan una sangría en nuestras finanzas. Este puede ser el mayor obstáculo a la hora de seguir un presupuesto para muchas personas, y una forma segura de tener una situación financiera angustiosa.
  3. Analiza tus gastos y vive por debajo de tus posibilidades. Si nunca has realizado el seguimiento de tus gastos, haz la prueba durante un mes. En este post, te ofrezco como puedes hacerlo y una plantilla para que realices el seguimiento. A continuación, analiza en qué te estas gastando el dinero, y revisa lo que puedes cortar o reducir. Decide qué gastos son absolutamente necesarios y elimina los que no lo sean. A diferencia de lo que pensamos, existen muchos millonarios anónimos a nuestro alrededor, y muchos de ellos no son lo que parecen. Esto se debe a que viven por debajo de sus posibilidades y ahorran su dinero en lugar de gastarlo. Por supuesto, es más fácil vivir por debajo de tus posibilidades cuando se tienen millones en el banco, pero incluso si tienes mucho menos, tu objetivo debe ser el de adquirir el hábito de ahorrar ahora para tener más después. La clave está en adoptar una mentalidad de “menos es más”, menos consumista y mantenerla, aunque tus ingresos aumenten.

Ahorra unos euros cada día, incorporando estas rutinas a tu día a día:

  • Come en casa – Comienza a planificar y/o congelar comida para evitar gastar dinero en restaurantes. Aprovecha las sobras de la comida y reduce los residuos.
  • Organiza tu tiempo – Mantenerse organizado puede hacerte ahorrar mucho tiempo y dinero.
  • Reutiliza y Recicla – Nuestros abuelos aprovechaban todo aquello que cualquiera de nosotros hubiéramos tirado a la basura en la actualidad. Antes de tirar algo a la basura, piensa si puedes arreglarlo o reutilizarlo.
  1. Invierte en tu futuro. Si eres joven, probablemente no pienses demasiado en la jubilación. Con la que está cayendo en España, no estoy segura de que el sistema de pensiones llegue para todos… Es un tema muy importante. Si piensas que aun tienes tiempo y puedes planificarte para la jubilación más adelante, yo te recomiendo que lo hagas ahora. Tus inversiones crecerán de forma exponencial con el tiempo y cuanto más pronto empieces, más podrás acumular en el futuro. Hay muchas formas de hacerlo, ya sea en Bolsa, Fondos de Inversión o una cuenta de ahorro…pero hagas lo que hagas, ¡empieza ahora! Y sobre todo, diversifica. No pongas todos huevos en la misma cesta.
  2. Protégete frente a los imprevistos. El primer paso para conseguirlo es ahorrar para un Fondo de Emergencia, por lo que si algo sucede, tienes dinero disponible. Si tienes hijos, marido/mujer o alguien dependiente a tu cargo, sería conveniente que tuvieras un seguro de vida, además de hacer un testamento tan pronto como sea posible. Puede parecer un poco alarmista, pero el objetivo es protegerte a ti y a tu familia de lo que pueda pasar.
  3. Elimina y evita las deudas. Si tienes tarjetas de crédito, préstamos personales, hipoteca u otro tipo de deuda, lo que necesitas es crearte un plan para deshacerte de todas ellas. Haz una lista de tus deudas y ordénalas de menor a mayor, es decir, primero las de menor cantidad y luego las de mayor cantidad. A continuación, céntrate en las deudas más pequeñas, poniendo todo el dinero que puedas para pagarlas; aunque si puedes poner 40-50€ extra, mejor que mejor. Cuando te la quites de encima, ¡celébralo!. Luego coge la cantidad total que pagas (digamos 70€ de pago mínimo, más los 50€ extra, hacen un total de 120€) y añade dinero para realizar el pago mínimo de la deuda más grande. Continua con este proceso todos los meses hasta que pagues todas tus deudas. Esto podría llevarte varios años, pero es un proceso muy gratificante, y muy necesario.
  4. Crea tu presupuesto. Puedes utilizar el famoso “sistema de sobres”, para realizar el seguimiento de la cantidad de dinero que tienes para gastar. Este consiste en apartar dichos importes cada mes, y ponerlos en sobres separados para cada cosa. Otra opción, es crearte un presupuesto en una plantilla (en el próximo post, te ofreceré imprimibles para hacerlo) o en un archivo de Excel. El objetivo es que te planifiques cada mes y te repartas una cantidad de dinero específica para, por ejemplo, pagar el gas, comida, ocio, etc. Las dos opciones son buenas para realizar fácilmente el seguimiento de tus gastos y cuando hayas gastado todo el dinero de cada sobre o partida, lo sabrás inmediatamente. En el próximo post, hablaremos de esto con mayor profundidad.
  5. Paga a tiempo. Una buena costumbre es pagar las facturas en cuanto llegan. Esto puede hacerse a través de la domiciliación de recibos o si tienes la posibilidad, automatización de pagos. De esta forma, nunca se te olvidará realizar ningún pago que tengas previsto ni habrá posibilidad de que te cobren recargos por demora.
  6. Lee acerca de Finanzas Personales. Cuanto más aprendas, mejores serán tus finanzas.
  7. Incrementa el valor tu patrimonio neto. Haz todo lo que puedas para mejorar su valor neto, ya sea mediante la reducción de la deuda, el aumento de tus ahorros, o el aumento de tus ingresos, o todo lo anterior. Busca nuevas maneras de hacer dinero, o alguna forma de incrementar tu salario. En el transcurso de los meses lo verás crecer y te aseguro, que te sentirás muy bien.

***

No hace falta que te apliques todos estos hábitos a la vez. Empieza poco a poco hasta que se conviertan en algo rutinario y ve añadiéndolos, hasta que los practiques todos sin realmente pensar en ello. ¡Gestionar tu dinero puede convertirse en una tarea gratificante!

Opt In Image
SUSCRÍBETE
Recibe GRATIS la Guía Financiera Familiar

Un plan paso a paso para dar a tu familia todo lo que necesita.

Todo lo que me hubiera gustado saber cuando empecé mi familia.

¡Y es gratis!

 

Pin It on Pinterest